El proyecto de presupuestos del Instituto Municipal de Deportes (IMD) de Sevilla para 2016, cuyo capítulo de inversiones sube de los 2,76 millones de euros de 2015 a 3,44 millones, está marcado especialmente por la inclusión de 700.000 euros para reponer la cubierta de la piscina del centro deportivo Tiro de Línea, que sólo funciona los meses de julio y agosto desde que el 19 de enero de 2013, un temporal de viento y lluvia arrancase su cubierta presostática.
En concreto, y según la documentación recogida por Europa Press, los presupuestos generales del IMD para 2016 crecen de los 28,73 millones de euros de 2015 a una cifra de 29,4 millones de euros, toda vez que el presupuesto concreto de inversiones pasa de 2,76 millones de euros a 3,44 millones. Entre las inversiones más «destacadas», por cierto, figura al fin la «primera fase» de la reposición de la cubierta de la piscina del centro deportivo Tiro de Línea, dotada con 700.000 euros.

Césped artificial en Demetrio Pichel

La segunda fase de la instalación de césped artificial en el campo de fútbol del centro deportivo Demetrio Pichel, de otro lado, está dotada con 400.000 euros, mientras las obras de adecuación y mejora de la piscina del centro deportivo Alcosa, recientemente adjudicadas al Grupo Ceres, cuentan con 199.905 euros, otros 110.000 euros son destinados a construir dos pistas de pádel en el centro deportivo San Jerónimo y la adecuación del campo de fútbol del Hospital Pisquiátrico recibe 20.000 euros.
 Otros 60.450 euros son destinados a la mejora del centro deportivo Telecabina, en el paseo de Juan Carlos I. Además, figuran 25.000 euros para un estudio geotécnico sobre el estado de conservación del centro deportivo Virgen de los Reyes y su piscina cubierta, unas instalaciones cerradas desde agosto de 2014, poco antes de ser declarada caduca la concesión administrativa de la que gozaba Atlántico Sur para explotar estas instalaciones.

La piscina del Tiro de Línea

La piscina pública del centro deportivo Tiro de Línea fue construida allá por los años 70 y remozada integralmente en 2004, cuando comenzó a funcionar todos los meses del año al ser equipada con una cubierta presostática. No obstante, el 19 de enero de 2013 las fuertes rachas de viento que castigaron aquella jornada la ciudad hispalense acabaron por arrancar la cubierta de esta instalación deportiva que, desde entonces, sólo funciona los meses de julio y agosto al no necesitar cubrición durante la época estival.

Otro de los factores que pesan sobre la situación del recinto es el de las importantes pérdidas de agua detectadas en la piscina, que ascendían a 240 metros cúbicos al día durante los dos meses del verano de 2013 en los que funcionó la citada instalación. La pérdida diaria de 240 metros cúbicos, según un informe del IMD recogido por Europa Press, implicaba un sobrecoste mensual de aproximadamente 13.320 euros.

No obstante, el más reciente de los informes técnicos emitidos al respecto por el IMD fijaba en 103 metros cúbicos de agua al día las fugas de la instalación, toda vez que el compromiso electoral del Gobierno municipal del PSOE es restituir la cubierta de la piscina, para que la misma vuelva a funcionar todo el año.