El funcionamiento de los nuevos parquímetros de la zona azul es muy parecido al de los antiguos. Dependiendo de la zona y del tiempo que usted quiera y permita el sistema (en la zona de muy alta rotación es una hora, en la azul de 120 minutos y en la verde de 180 minutos) hay que introducir una determinada cantidad de monedas y la máquina expende, una vez que usted compruebe el horario y pulse el botón verde un tique que marca la hora límite hasta la que puede tener aparcado el coche allí. Ese tique debe colocarlo en el salpicadero del coche para que sea bien visible por el controlador del GES.

Necesita el dinero justo, el parquímetro ni le cambia billetes ni le devuelve el dinero que usted introduzca de más. Desde Aussa aseguran que ningún parquímetro lo hace.

Para solventar el problema de encontrarse sin dinero suelto las nuevas máquinas incorporan un sistema que permite el pago con tarjetas. Por eso tienen una especie de tablero con letras y números que le permitirá introducir los datos que le vaya pidiendo la máquina.

Ese sistema sólo lo tienen en funcionamiento algunos de los nuevos parquímetros instalados en las áreas en las que rige la zona azul. La razón es que se tienen que adoptar a la nueva normativa europea. A finales de verano se espera que todos los parquímetros permitan pagar por ese sistema.

Las nuevas máquinas también permiten la cancelación de las denuncias, operación que tiene un importe de 4,60 euros.