El Ayuntamiento de Sevilla prevé reabrir para el tráfico rodado, a finales de la semana en curso, el paso subterráneo de la avenida Cardenal Bueno Monreal, cerrado a la circulación desde comienzos de este mes de agosto para adecuar sus revestimientos.

Este paso subterráneo, que salva el tráfico de la avenida de la Palmera, fue promovido por el anterior gabinete municipal con un presupuesto de 5,8 millones de euros procedentes del programa autonómico de incentivos ‘Proteja’. Las obras fueron adjudicadas a una unión temporal de empresas (UTE) formada entre las constructoras ‘Bruesa Construcción’ y ‘Tecysu’, entrando en servicio la infraestructura a comienzos del mandato en curso.

No obstante, el propio alcalde, Juan Ignacio Zoido, avisaba a comienzos de este mandato de que el proyecto sufría «desvíos presupuestarios» por valor de más de 2,8 millones de euros dada la necesidad de acometer «obras no contempladas en el proyecto original».

La infraestructura, en ese sentido, ha sido habitualmente objeto de reparaciones menores, sobre todo en época de lluvias, aunque «las técnicas constructivas fueron correctas», median «problemas causados por factores como la alta relación agua/cemento, una compactación deficiente o bandas de juntas  descolocadas (…) que provocan la filtración del agua al interior del paso subterráneo», aspecto solucionado con «una canaleta» que «encauza las aguas hacia los sumideros».

Pero como «la estética de los muros con filtraciones de agua no ofrece una imagen adecuada a una obra de reciente construcción», el citado procedimiento, dotado de un presupuesto máximo de 79.261 euros, IVA incluido, buscaba «dotar de una estética adecuada» al túnel y «evitar el acumulo de polvo y suciedad en las pantallas del paso subterráneo».

Después de que las obras fuesen adjudicadas por aproximadamente 50.000 euros, a comienzos de este mes el túnel fue cerrado al tráfico rodado para aprovechar el periodo vacacional y la menor afluencia de vehículos y acometer estos trabajos con el menor impacto posible sobre la circulación. Ya próximo el 1 de septiembre, cuando la ciudad recuperará su pulso habitual, las previsiones del Ayuntamiento hispalense pasan por reabrir este paso subterráneo al tráfico rodado antes de que acabe la semana.