La concejal del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Sevilla, Dolores De Pablo-Blanco, ha criticado que «el nuevo gobierno municipal no haya puesto aún en marcha el programa de atención integral a menores en situación de riesgo social en el Polígono Sur, cuya tramitación se inició durante el mandato anterior».

De Pablo-Blanco ha detallado que «este contrato tenía como importe de licitación la cuantía total de 81.482 euros, previstas ya en el presupuesto de 2015, y debió iniciarse el pasado 27 de septiembre a fin de dar continuidad a este importante servicio de atención a los menores del Polígono Sur».

«A fecha de hoy no tenemos conocimiento de que se haya adjudicado este contrato con el grave perjuicio que ello supone para los niños y niñas que más lo necesitan en esta zona especialmente degradada de nuestra ciudad», ha explicado la concejal del Grupo Popular, que ha añadido que «han pasado ya más de tres meses y el programa aún no está puesto en marcha ni la entidad que antes se hacía cargo sabe cuáles serán las nuevas intenciones del nuevo gobierno».

Un programa necesario en el barrio

Del mismo modo, De Pablo-Blanco ha alertado que «a este paso el Polígono Sur se va a quedar un año sin este programa tan necesario en el barrio. El nuevo gobierno deja pasar los meses y no sabe priorizar ni se interesa por los colectivos de personas que están en riesgo de exclusión social, a los hechos nos remitimos. Al igual que ha ocurrido con este contrato ha ocurrido con la Unidad de Menores de Tres Barrios- Amate, lo cual no es de extrañar en un PSOE empeñado en acabar con todo aquello que ha puesto en marcha Zoido».

La concejal popular ha recordado que este programa es un recurso complementario a la intervención realizada por los técnicos del Centro de Servicios Sociales del Polígono Sur, destinado a la cobertura de necesidades básicas a menores entre 3 y 16 años, así como el seguimiento al proceso de escolarización mediante estrategias y acciones socioeducativas con carácter extraescolar y de ocio constructivo, que,  insertadas en el tiempo libre de éstos y en su entorno social, promuevan la socialización secundaria de estos grupos de edades. En este programa participaban unos 30 menores de la zona. Como objetivo general, se pretende prevenir la institucionalización de los menores y garantizar el acceso a recursos normalizados evitando situaciones de marginación. De Pablo-Blanco ha concluido que «esta intervención social no se suple con ayudas económicas  individuales como se ha respondido a este grupo por parte de Espadas porque ello es asistencialismo y no la intervención social por la que siempre ha apostado Zoido».