El concejal socialista Juan Miguel Bazaga se reunió ayer con la Asociación de Vecinos del Tiro de Línea y con vecinos de la zona para analizar la decisión adoptada en la última Junta de Gobierno Local de convertir el antiguo Colegio Público Pedro León y Arias de Saavedra en oficinas, despachos y almacenes para Lipasam. «Es un nuevo engaño a los vecinos del Tiro de Línea que llevan años demandando que ese edificio tenga un uso social y sea la sede de distintas entidades del barrio. Así, además, lo prometió el propio delegado del distrito Sur en noviembre de 2012. Sin embargo, ahora, sin dar explicaciones y a espaldas de los vecinos, se ha cedido en su mayor parte a Lipasam», criticó el concejal socialista.

El antiguo colegio, según recoge el expediente aprobado en la Junta de Gobierno del pasado viernes, será a partir de ahora en su mayor parte sede de Lipasam. La empresa municipal se quedará así con varias aulas y con la pista polideportiva para ubicar allí almacenes y las sedes de las secciones sindicales y el comité de empresa. El distrito se queda así únicamente con un patio interior para realizar actividades al aire libre y con cuatro aulas dedicadas a la realización de talleres socioculturales del distrito. «No queda ningún espacio para las entidades del barrio como era el compromiso de este gobierno que incluso llegó a anunciar que se estaba estudiando el proyecto de rehabilitación del centro para las asociaciones en la Gerencia de Urbanismo», explicó Juan Miguel Bazaga, quien subrayó que ni los vecinos ni el Grupo Socialista están en contra de que Lipasam tenga una nueva sede en el Tiro de Línea: «Pedimos que se busque otro espacio para los servicios de limpieza porque este antiguo colegio estaba ya comprometido para un uso social y para las entidades del Tiro de Línea».

«Con el antiguo colegio ha ocurrido lo mismo que con la piscina del Tiro de Línea. Se comprometen a una cosa con los vecinos y sin dar explicaciones cambian de discurso e incumplen sus promesas. La piscina del Tiro de Línea aún está esperando una solución que se anunció como inmediata y ahora sigue cerrada. El colegio ya ha pasado de ser un espacio de uso social y para las entidades del barrio a convertirse en una sede de Lipasam», concluyó el concejal socialista.