El consejo de gobierno de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla aprobó ayer admitir a trámite el proyecto de urbanización presentado por una filial de Inmobiliaria del Sur (Palmera Residencial), para los terrenos del antiguo cuartel de Su Eminencia, en el distrito Sur. La actuación contempla las determinaciones para el ordenamiento de este sector, denominado técnicamente UE-2 como Cuartel de Su Eminencia, realizadas en el nuevo Plan Especial de Reforma Interior Su Eminencia, aprobado el pasado abril.

El proyecto de urbanización plantea el desarrollo urbanístico e inmobiliario de estos suelos, para incorporarlos definitivamente a la ciudad. Se propone el reparto de la superficie existente para edificabilidad residencial (28.915 metros cuadrados) en 238 viviendas, así como el desarrollo de 6.850 metros cuadrados de superficie para equipamiento docente, de 10.200 metros cuadrados de suelo para equipamiento deportivo y de 330 metros cuadrados para Servicios de Interés Público y Social (SIPS).

Y entre otras cuestiones que afectan al planeamiento urbanístico, se ha acordado también proponer al próximo Pleno la aprobación definitiva de la modificación puntual del texto refundido del PGOU para incluir en el catálogo periférico del plan general el Cortijo de Pino Montano. Dicho catálogo, que engloba elementos arquitectónicos protegidos localizados en el exterior del Conjunto Histórico declarado, no incluía este inmueble, de carácter histórico y relevancia cultural y artística, que llegó a constituirse como una de las sedes de la fundación de la Generación Poética del 27. La decisión de proceder a su inclusión en el catálogo periférico del PGOU, que ha partido de una solicitud efectuada por la entidad Margen del Tamarguillo, repara la falta y pone de relevancia la importancia de este edificio.

Urbanismo, asimismo, dio ayer el visto bueno a cuatro nuevos convenios urbanísticos suscritos con otros tantos propietarios de fincas sobre las que se ha declarado previamente el incumplimiento del deber de edificar. Esta medida, que contempla la ordenanza reguladora del Registro Municipal de Solares y Edificaciones Ruinosas, permite a los titulares de estas fincas poder hacer obras de conservación o edificación en las mismas, una vez que se ha declarado sobre éstas el incumplimiento del deber de edificar, toda vez que esta declaración fija la imposibilidad de iniciar o proseguir el proceso edificatorio y de obtener así licencia.