El portavoz municipal socialista, Juan Espadas, acudió ayer a inspeccionar el estado de los Jardines de la Madrina y jardines históricos del entorno del Parque de María Luisa para comprobar que «el estado de mantenimiento, cuidado y recuperación denunciado en 2012 sigue siendo el mismo. Estos jardines son víctimas del abandono de Zoido, de la falta de vigilancia y de intervención municipal para mantenerlos y poner coto al botellón y al vandalismo. No ha sabido aprovechar la oportunidad que suponen para sumarse al potencial turístico de la zona. Siguen baldíos y secos. No llaman ni al paseo ni a la visita de sevillanos ni turistas», explica.

En 2012 los socialistas denunciaron el autobloqueo del presupuesto de 1,4 millones de euros para jardines históricos que Zoido vinculó a la imposible venta de la Gavida, así como la pérdida de 25.000 euros de subvenciones provenientes de fondos del PFEA que se solicitaron fuera de tiempo. Dos años más tarde, Espadas comprueba sobre el terreno que la adjudicación de diciembre de 2013 a una empresa para la restauración de los jardines por 72.232 euros tras reconocer en el pliego que «el espacio estaba muy degradado y nada concordante con el patrimonio» del entorno, «ha sido más que insuficiente y no ha surtido efecto. Las cosas están igual por aquí. Se anunció la recuperación de parterres y plantación de flora y arbustos, pero el estado sigue siendo igual de lamentable, a lo que se suma además la suciedad acumulada, por ejemplo en el depósito de agua».

«Zoido no puede adjudicar y desentenderse como si la obligación fuera de otro. Hace falta intervención directa del Ayuntamiento no sólo en controlar la ejecución, sino en dotar del personal suficiente a Parques y Jardines para que puedan desempeñar su trabajo. Los recortes de Zoido están acabando también con el patrimonio verde que heredó», explica Espadas que plantea «las oportunidades para el turismo y para los visitantes que tienen estos espacios, al igual que los Jardines Americanos también abandonados. Están en la ruta turística pero hasta los guías pasan de largo. No hay nada que enseñar aquí por lo que Sevilla pueda estar orgullosa. Hace falta invertir en mantener pero también en poner en valor cultural y turístico lo que hay, tal y como planteamos en la propuesta que elevamos a Pleno en junio pasado y que Zoido rechazó de cuajo».

El socialista ha recordado además que Zoido prometió en campaña hacer un gran Central Park uniendo al Parque de María Luisa los jardines de la Exposición Iberoamericana del 29 con una red compuesta por los Jardines de las Delicias, Jardines del Cristina, Jardines del Casino de la Exposición, Jardines de Murillo, Paseo Catalina de Rivera, Prado de San Sebastián. El Central Park de Zoido estaría terminado para este año 2014 coincidiendo con el centenario del Parque de María Luisa. «En este proyecto implicó a arquitectos, paisajistas y hasta a la exalcaldesa Soledad Becerril. Tres años después, la apuesta de Zoido se ha difuminado hasta el punto de que ni siquiera se han invertido los 400.000 euros prometidos en adecentar para el centenario el Parque de María Luisa. De aquella promesa y de los anuncios reiterados una y otra vez pero no ejecutados queda sólo la licitación del arreglo de los caminos de albero con 120.000 euros que en el mejor de los casos no estarán listos hasta 2015, ya fuera del centenario», explica Espadas.

El portavoz socialista se pregunta también por el patronato de gestión de estos jardines igualmente prometido por Zoido. «No sólo es que no haya cumplido con ninguna de sus promesas medioambientales hechas hace tres años, sino que es evidente que este patrimonio verde en sus manos se encuentra en peores condiciones por decisiones equivocadas en cuanto al modelo de gestión, por falta de control del Ayuntamiento y por el empecinamiento en dejar sin cubrir las 64 vacantes de parques y jardines que se acumulan bajo su mandato», señala.

Espadas califica de «muy pobre» la gestión medioambiental de Zoido «que no ha consistido más que en apuntarse los grandes nuevos parques mientras no ha sabido mantener lo heredado, como por ejemplo ha ocurrido también en el Parque Amate».