Las altas temperaturas de la tarde de ayer animaron a más de un centenar de niños del distrito Sur a acercarse hasta el parque María Luisa para disfrutar de la II Fiesta del Agua. Cada vez queda menos para que los más pequeños cojan sus vacaciones de verano, y por ello el distrito organizó esta jornada, para que fueran calentando motores en este lugar tan emblemático de la ciudad de Sevilla.

Los jardines del parque parecían un parque acuático, todo estuvo preparado para la diversión, el juego y el entretenimiento. Yinkana acuática, un gran tobogán, un deslizador hinchable, pistolas de agua, todo lo necesario para pasarlo en grande. Los más chicos de la casa participaron en un gran número de actividades que habían preparado los cinco monitores que estuvieron a cargo de los jugadores.

Los niños se acercaron con sus padres al parque muy preparados con sus bañadores y chanclas. Nuria Roldán, una de las madres que llevó a su hijo a la Fiesta del Agua, destacó «es una idea muy buena la de organizar esta fiesta en la ciudad, a estas alturas ya no sabes que hacer con los niños por la tarde, y ésta es una opción muy entretenida para ellos y para nosotros una alegría porque los vemos disfrutar».

La celebración duró más de tres horas, tras las cuales los pequeños se despidieron con pena de los monitores que le habían animado tanto durante la tarde, pero se fueron con la ilusión de repetir la actividad en ocasión.