La delegada de Hacienda y Administración Pública, Asunción Fley, ha señalado que «es realmente sorprendente y alarmante la osadía que muestra el PSOE al atreverse a hablar del Parque Infantil de Tráfico, cuando su nefasta gestión ha provocado años de retraso al proyecto y un coste añadido para los sevillanos de 121.000 euros, ya que el Ayuntamiento tuvo que pagar una sanción impuesta por la Junta de Andalucía por no haber solicitado el preceptivo informe a la Comisión de Patrimonio antes de iniciar las obras, por cuyo motivo fueron paralizadas hasta en dos ocasiones».

Fley ha recordado que «el anterior gobierno no dejó presupuesto consignado en 2011 para continuar la obra, después de que la Junta ordenara su paralización en diciembre de 2010 por segunda vez, y en 2012 tuvimos que pagar la sanción de 121.000 euros, por lo que no es cierto como dice el PSOE que no reserváramos ninguna partida, sino que hubo que destinarla a resolver los problemas que él mismo creó. Este Gobierno ha tenido que modificar el proyecto inicial porque no era correcto, finalizar el edificio y reurbanizar las parcelas exteriores y muy pronto estará a disposición de los ciudadanos».

La delegada de Hacienda ha indicado que «el PSOE demuestra una absoluta falta de rigor y un preocupante desprecio por la verdad, puesto que en este caso además no se puede achacar al desconocimiento, ya que el señor Joaquín Díaz formaba parte del Gobierno que dejó paralizado y empantanado el Parque Infantil de Tráfico. Sólo ha acertado al decir que es un proyecto heredado porque tiene las mismas características que otros tantos proyectos que el anterior Gobierno planificó tan mal que nos ha obligado a desbloquearlos tanto legal como administrativa y económicamente, asumiendo unos costes muy elevados para todos los ciudadanos».

Fley ha añadido que «en cualquier caso si el PSOE no recuerda bien la historia del Parque Infantil de Tráfico no tengo ningún problema en repetirle que las obras fueron iniciadas en 2006 y suspendidas en 2009 ya que no había solicitado el informe previo a la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico-Artístico de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. En mayo de 2010 reinició las obras sin haber obtenido aún la aprobación del modificado del proyecto, por lo que se paralizaron de nuevo en diciembre de 2010».

«En 2011 hubo que modificar el proyecto inicial tras el informe de la Comisión y en 2012 fue necesario abonar 121.000 euros por la sanción impuesta por la Consejería de Cultura y además la empresa adjudicataria solicitó la resolución del contrato al obligar la modificación del proyecto inicial a un incremento sobre el presupuesto aprobado. Así que en abril de 2013 se resolvió el contrato y el Ayuntamiento tuvo que devolver la fianza a la constructora y pagarle 77.807,77 euros por la liquidación final de la obra. Y después de todos estos despropósitos, el PSOE se permite ahora el lujo de pedir cuentas al Gobierno que ha tenido que desbloquear y finalizar el proyecto», concluyó.