El portavoz municipal de Izquierda Unida, José Manuel García, ha denunciado este jueves que la ampliación de la zona azul, impuesta por el PP sin diálogo ni consenso en Sevilla, no sólo no ha resuelto ninguno de los problemas de movilidad de la capital hispalense, sino que además está afectando muy negativamente al bolsillo de los ciudadanos, a la par que viene causando importantes estragos entre muchos comercios.

García ha realizado esta crítica al Gobierno de Zoido durante una visita a Bami, donde ha comprobado en persona el «importante malestar» existente entre vecinos, trabajadores y comerciantes del barrio, quienes aseguran sentirse «estafados por el alcalde y por el PP».

Y es que, cinco meses después de su polémica implantación, este sistema de estacionamiento de pago ya ha provocado en Bami pérdidas de hasta un 40% entre los comerciantes, habiendo tenido algunos de ellos incluso que cerrar sus negocios, mientras nada se sabe de las alternativas y de las medidas compensatorias prometidas por Zoido.

Tras trasladar su apoyo a la plataforma de Pymes y a la Coordinadora contra la ampliación de la zona azul, García ha mostrado su preocupación por los perjuicios que esta decisión política del PP está ocasionando, especialmente, entre los comerciantes de Bami. «Los he notado bastante indignados porque la caída de ventas, asociada a esta medida, es ya a estas alturas un hecho indiscutible», ha apuntado.

«No entendemos cómo desde el Gobierno de Zoido se niega problema alguno y se sigue asegurando que la zona azul ha sido consensuada, de forma ejemplar, con todos los sectores afectados, cuando 98 de los 110 comercios del barrio han firmado ya para que se elimine esta medida». «¿Pero en qué mundo viven el alcalde y los concejales del PP? ¿Cómo pueden permanecer ajenos a esta realidad? ¿Por qué se empeñan en tomarle el pelo a los sevillanos de esta forma tan descarada?», se ha preguntado García.

Para el portavoz de IU, resulta además muy triste el estado «casi desértico» que actualmente presentan muchas calles de Bami, con plazas de aparcamiento a todas horas vacías, porque «los ciudadanos no pueden hacer frente al sablazo permanente que supone la imposición de la zona azul en todo el barrio».

«El tiempo nos ha dado la razón a quienes advertimos en su momento que esta era una medida exclusivamente recaudatoria, que no sólo se ha adoptado sin debate ni participación ciudadana, sino que además es ilegal, ya que la relación de calles afectadas por esta tasa debería haberse aprobado por el Pleno municipal y no a través de una resolución del delegado de Movilidad».

Por último, García ha reiterado el compromiso de Izquierda Unida de paralizar la ampliación de la zona azul si vuelve al Gobierno de la ciudad. «Esta medida hay que suspenderla cuanto antes y, a continuación, hay que abrir un proceso de diálogo con los sectores afectados a fin de llegar a un acuerdo y solucionar este grave problema que el PP nunca debió crear», ha concluido.