El portavoz municipal de Izquierda Unida (IU), José Manuel García, ha denunciado este lunes el deterioro creciente que sufre la Plaza de España y ha exigido al Gobierno de Zoido que arregle los cuantiosos desperfectos que se acumulan en este monumento emblemático de Sevilla.

García ha hecho estas declaraciones tras realizar una visita a la zona y comprobar de primera mano el «mal estado» que actualmente presenta este importante conjunto arquitectónico y patrimonial, algo que ha atribuido a la «incapacidad» del alcalde y a una «evidente falta de mantenimiento» del Ayuntamiento.

«Nos parece muy preocupante el desinterés que Zoido viene mostrando reiteradamente ante este problema», ha señalado el portavoz de IU, quien recuerda que el Gobierno local del PP recibió a principios de mandato una Plaza de España completamente remodelada merced a un acuerdo de todas las administraciones, que significó una potente inversión millonaria para este enclave. Sin embargo, tres años después, «corremos el riesgo de volver a un espacio con numerosos daños y destrozos, si no se actúa con firmeza y rapidez».

Desde Izquierda Unida lamentan, especialmente, la pérdida de varias piezas cerámicas y de distintos azulejos de los pasamanos de los puentes que cruzan la ría, al tiempo que reprochan al Consistorio que no los reponga. Del mismo modo, alertan de la desaparición de algunas columnas y elementos decorativos situados sobre las  balaustradas, fruto de la ausencia de una conservación adecuada por parte del Ayuntamiento hispalense.

«Hablamos de uno de los principales monumentos de la ciudad desde el punto de vista patrimonial, turístico y económico, que es visitado diariamente por miles de personas y que es utilizado a menudo como plató de cine por numerosas empresas extranjeras», ha indicado García. Por eso, «no es de recibo la desatención y el descuido al que permanentemente lo somete el Gobierno de Zoido», ha apostillado.

Igualmente, el concejal de IU ha considerado un «desatino» que los aseos ubicados junto a la Plaza de España permanezcan cerrados «a cal y canto» para «disgusto y enfado» de quiénes visitan este espacio monumental. Y es que, «nos consta que son muchos los ciudadanos que se quejan de que los servicios no estén funcionando y no entendemos el motivo de esta decisión», ha recalcado.

«No reclamamos nada extraordinario ni fuera de lo común, sino simplemente que el Ayuntamiento adopte las medidas de seguridad y mantenimiento necesarias para frenar un deterioro que va a más y que supone un perjuicio notable para la marca Sevilla», ha concluido el portavoz de IU.