El portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Rodrigo Torrijos, ha exigido este jueves al Gobierno local «celeridad» en la reapertura de la piscina municipal del Tiro de Línea, a la par que le ha reclamado también garantías para que la clausura temporal de este equipamiento público, derivada de las fuertes rachas de vientos que el pasado 19 de enero azotaron a la ciudad -arrancando de cuajo la cubierta de estas instalaciones-, no suponga la pérdida de ningún puesto de trabajo.

Torrijos ha planteado esta demanda en el seno del Consejo de Gobierno del Instituto Municipal de Deportes (IMD), haciéndose eco así de la preocupación que existe entre los usuarios y empleados de este centro deportivo ante la falta de información ofrecida por el Consistorio sobre el destino de esta piscina, que, como es sabido, lleva ya 20 días cerrada al público.

«Hemos dejado patente nuestra inquietud por el futuro incierto de estos trabajadores ante esta situación sobrevenida», ha aseverado Torrijos, quien ha lamentado que el Gobierno local del PP, «una vez más, se lave las manos» ante la posibilidad de despidos, escudándose en la falsa excusa de que «se trata de un asunto que incumbe sólo a la empresa adjudicataria del servicio y a la plantilla».

Según ha indicado el portavoz del grupo en una nota, «se tiene constancia de que 11 de los 21 trabajadores perjudicados por esta clausura han sido reubicados en otras instalaciones deportivas, pero el IMD no nos aclara qué va a ocurrir con los 10 empleados restantes que ahora se encuentran de vacaciones forzosas».

Así, Torrijos ha recriminado al Gobierno de Zoido que «dé la espalda a una plantilla que lleva años siendo subrogada por las diferentes empresas encargadas de asumir la gestión de las piscinas de la ciudad porque así lo recoge el pliego de condiciones». Por ello, ha instado al alcalde, Juan Ignacio Zoido, a no mirar más para otro lado y a frenar cualquier intento de la concesionaria actual, la sociedad limitada «Campusport», encaminado a echar a la calle a los monitores del Tiro de Línea.

Igualmente, Torrijos ha cuestionado la «versión autocomplaciente» que el Ayuntamiento está «exhibiendo» respecto de su actuación ante este contratiempo, advirtiendo de que los datos difundidos hasta la fecha por el Gobierno local «no se corresponden en absoluto con la realidad, tal y como lo ha reconocido este jueves la propia gerente del IMD», ha señalado. Y es que, según ha desvelado la responsable de este organismo municipal, de los 764 usuarios, sólo se habrían podido recolocar a poco más de 400, mientras que 230 personas aún no han tomado una decisión y 119 han interpuesto su solicitud de devolución.

«Estas no son, desde luego, las cifras que el IMD viene aportando desde que se conoció el incidente», ha subrayado Torrijos, quién se ha preguntado «por qué, entonces, desde el Ayuntamiento se insiste en afirmar públicamente que el 95% de los usuarios afectados ya han sido reubicados en los centros de Hytasa o Rochelambert». «¿A quién se pretende engañar?», ha apostillado.

Finalmente, el concejal de la federación de izquierdas ha asegurado que, «a pesar de las respuestas insatisfactorias brindadas por el Gobierno local», su fuerza política continuará muy pendiente de este tema y seguirá apoyando todas las protestas que los vecinos y monitores decidan convocar en lo sucesivo para que la piscina municipal del Tiro de Línea pueda reiniciar su actividad lo antes posible.