La piscina del centro deportivo Tiro de Línea, perteneciente al Instituto Municipal de Deportes (IMD) de Sevilla, cumple este martes tres años sin su cubierta, desprendida de la instalación el 19 de enero de 2013 a cuenta de un fuerte temporal de viento y lluvia. Desde entonces, esta instalación deportiva municipal funciona solo los meses de verano, si bien la promesa del Gobierno municipal socialista es presupuestar este año la partida económica necesaria para restituir la cubierta y que la piscina vuelva a funcionar todo el año.

Construida por los años 70, fue remozada integralmente en 2004, cuando comenzó a funcionar todos los meses del año al ser equipada con una cubierta presostática. No obstante, el 19 de enero de 2013 las fuertes rachas de viento que castigaron aquella jornada la ciudad acabaron por arrancar la cubierta de esta instalación deportiva que, desde entonces, sólo funciona los meses de julio y agosto al no necesitar ningún tipo de cubrimiento durante la época estival.

Fugas de agua

Otro de los factores que pesan sobre la situación del recinto es el de las importantes pérdidas de agua detectadas en la piscina, que ascendían a 240 metros cúbicos al día durante los dos meses del verano de 2013 en los que funcionó la citada instalación. La pérdida diaria de 240 metros cúbicos, según un informe del IMD recogido por Europa Press, implicaba un sobrecoste mensual de aproximadamente 13.320 euros.

No obstante, el más reciente de los informes técnicos emitidos al respecto por el IMD fijaba en 103 metros cúbicos de agua al día las fugas de la instalación, toda vez que el compromiso electoral del Gobierno municipal del PSOE es restituir la cubierta de la piscina, para que la misma vuelva a funcionar todo el año. La idea del Ayuntamiento, en concreto, sería seguir avanzando en las reparaciones y actuaciones acometidas hasta el momento para solucionar las fugas de agua y presupuestar este año 2016 el dinero necesario para contratar la instalación de una nueva cubierta.