La asociación de vecinos de Bami ha convocado una asamblea este miércoles, a las 20 horas, en la plaza Rafael Salgado, contra la reducción de plazas y horarios de la zona azul. En la convocatoria de la reunión, se exponen de forma «muy clara» las posturas que mantienen.

En primer lugar, afirman que «la zona azul es la solución, no es el problema. Frente a cualquier tipo de partidismos, ideologías, intereses económicos o “politiqueos” ajenos a la vida cotidiana del barrio, la necesidad real de las personas que vivimos aquí es la de vivir en paz y normalidad. La zona azul favorece claramente este derecho y esta necesidad: se ha demostrado totalmente en los meses en que está implantada que las mafias de aparcacoches ilegales, los gorrillas, no están ocupando espacio físico y emocional en el barrio».

En segundo lugar, apuntan que «el Ayuntamiento debe solucionar problemas, no crearlos. Hay una larga historia de problemas reales creados por el Consistorio (ponen de ejemplo el agujero del parking). Ya está bien de que nos cree problemas. Recortar la zona azul nos traerá de nuevos problemas ya solucionados. No queremos perder algo ya conseguido después de mucha lucha y esfuerzo».

La decisión del Gobierno municipal de Juan Espadas de eliminar las plazas de la zona azul que el anterior alcalde, Juan Ignacio Zoido, consensuó con los vecinos, ha hecho que los vecinos se sientan «muy motivados» para «acrecentar las movilizaciones». «Los ánimos andan cargados. Se han presentado más de 300 alegaciones y más de 700 firmas contra los recortes de plazas y horarios en la zona azul. El barrio está en lucha: gente normal deseando vivir con normalidad en un barrio normal», indican en la convocatoria de la asamblea.

Por otro lado, y a pesar de que el Ayuntamiento argumenta que la eliminación de estas plazas viene motivada por el rechazo del barrio, comerciantes y trabajadores del hospital al estacionamiento regulado; desde la plataforma vecinal se incide en que «nadie del Ayuntamiento se ha comunicado con la asociación de vecinos, a pesar de las reiteradas peticiones por los cauces oficiales. Nos sentimos abandonados por quien se supone debe defender las necesidades de vivir en paz de los vecinos».

De esta forma, volverán a solicitar una reunión con los máximos responsables del Ayuntamiento para mostrar «con claridad» su parecer.