Apenas cuatro meses después de que la Gerencia de Urbanismo comenzara la restauración de las esculturas que se localizan en la Glorieta de Covadonga, ya se han concluido definitivamente los trabajos en tres de estos grupos escultóricos, concretamente en los dedicados a las alegorías del Trabajo, el Genio y las Artes, al tiempo que avanza la rehabilitación de la alegoría de la Ciencia.

Construido entre 1914 y 1916, este conjunto monumental es obra de dos de los autores de mayor influencia en la escultura sevillana de la época, Manuel Delgado Brackembury y Lorenzo Coullaut, que lo realizaron para la exposición Iberoamericana de 1929. La intervención en esta Glorieta se encuadra dentro de la actual campaña de conservación y recuperación de enclaves de interés turístico y monumental puesta en marcha por la Gerencia de Urbanismo, y que ha propiciado, hasta el momento, la restauración de monumentos como el dedicado al Cid, en la Avda. del Cid, la Fuente de las Cuatro Estaciones, en el Prado de San Sebastián, un resto de muralla islámica, en la calle Goles, el Templete de San Onofre, en San Jerónimo, las columnas romanas de la calle Mármoles o, varios sillares del puente de San Bernardo.

En el caso de las esculturas ubicadas en al Glorieta de Covadonga, en el interior del Parque de María Luisa, junto al colegio España, la actuación se debe a los graves problemas patológicos que presentaban hasta este momento los cuatro grupos alegóricos. Entre los problemas que les afectaban y que están siendo subsanados, se encuentra el desplazamiento y, hasta ausencia, de algunas piezas, la pérdida de volúmenes,  la existencia de fragmentaciones y fisuras, la pérdida de cohesión de los materiales, así como las numerosas pintadas realizadas en la base de los grupos escultóricos y, por supuesto, la suciedad incrustada, que había provocado el ennegrecimiento de las figuras.

A la vista de estas patologías, la Gerencia de Urbanismo está realizando un minucioso trabajo de restauración, centrado especialmente en la consolidación y reintegración de volúmenes y elementos, y que está suponiendo la recuperación integral de los cuatro grupos, que lucen un aspecto completamente restaurado conforme van siendo rehabilitados.

El excelente resultado de la intervención ha sido constatado los pasados días por el Delegado de Urbanimo, Medio Ambiente y Parques y Jardines, Maximiliano Vílchez, que ha comprobado «in situ» cómo han recuperado plenamente su esplendor las esculturas intervenidas. Aunque los cambios operados son sorprendentes en todos los casos, llama especialmente la atención el trabajo realizado en el conjunto dedicado a la alegoría del Arte, donde se ha reproducido el busto al completo de la figura que representa a La Escultura, que había desaparecido. Respecto a la última de las alegorías en restauración, la dedicada a la Ciencia, el buen ritmo de los trabajos hace suponer que éstos acabarán con antelación a lo previsto, de modo que, es previsible que concluyan antes del mes de agosto.

La restauración de este conjunto monumental está valorada en 62.500 €. Tras esta intervención, la Gerencia de Urbanismo acometerá trabajos de la misma índole en la Glorieta de San Diego, situada en la Avda. del Cid, justo a la entrada del Parque de María Luisa, e igualmente construida para la celebración de la Exposición Iberoamericana de 1929.