La delegada de Deportes del Ayuntamiento de Sevilla, María del Mar Sánchez Estrella, ha anunciado hoy que el Instituto Municipal de Deportes (IMD) realizará tras la temporada de verano una importante obra de reparación de los vasos de la piscina del Centro Deportivo Tiro de Línea, problema que considera «prioritario por el desproporcionado consumo de agua» de esta instalación.

Por tanto, ha criticado que «al PSOE se le ha olvidado mencionar este problema y reconocer que llevan muchos años derrochando agua por no solucionarlo» y ha añadido que «el anterior gobierno municipal hizo en 2005 la obra de cubrimiento, con un presupuesto de licitación de 600.000 euros, pero no sustituyó los vasos de compensación de una piscina construida hace más de 30 años».

Así, ha precisado que «tener la piscina en funcionamiento durante un año sin arreglar en profundidad los vasos de compensación supondría un gasto superior a los 120.000 euros, además de una irresponsabilidad», por lo que ha insistido en la «urgencia» de esta intervención.

«En el mes de septiembre, una vez que termine la temporada de baño, con la piscina ya cerrada, se va a realizar una intervención de mayor entidad tanto en el vaso de la piscina como en las instalaciones y espacios complementarios para arreglar totalmente las deficiencias», ha concretado Sánchez Estrella, quien ha reiterado que «lo primero es realizar estas obras obligatorias para el buen funcionamiento de la piscina antes de poder poner de nuevo el Centro Deportivo Tiro de Línea en las mismas condiciones que siempre ha tenido».

Asimismo, ha recordado al PSOE que este centro deportivo sufrió importantes daños «fortuitos» el pasado mes de enero, como consecuencia de las fuertes rachas de viento que azotaron la ciudad, y sin embargo «el Ayuntamiento ha hecho un gran esfuerzo y llevó a cabo una actuación parcial para tener abierta la piscina municipal durante el verano y ofrecer así una alternativa a los sevillanos». Durante el mes de julio 3.500 sevillanos han utilizado la piscina municipal del Tiro de Línea para baño recreativo.

En este sentido, la responsable del IMD ha añadido que se han puesto estas instalaciones a disposición de los vecinos «a pesar del excesivo consumo de agua por las anomalías detectadas en el vaso de la piscina, lo que va a suponer un coste de 20.000 euros».

Concretamente, ha detallado que el Instituto Municipal Deportes detectó en el mes de diciembre un incremento exagerado del consumo de agua y los técnicos localizaron el origen en los vasos de la piscina.  Tras la primera actuación parcial en los vasos, técnicos del IMD en colaboración con Emasesa han seguido trabajando para localizar el problema, que «se ha visto agravado notablemente desde que la piscina empezó a funcionar a principios de mes».

Ante tal situación, la delegada de Deportes ha resaltado la importancia de la actuación que se va a acometer el próximo mes de septiembre y ha garantizado que, del mismo modo, «se repondrá la cubierta en cuanto sea posible».