Urbanismo ha iniciado los trámites para renovar la iluminación de la fuente de la Plaza de España con un ahorro energético del 95 por ciento, con una actuación financiada en un 80 por ciento con Fondos Europeos para Ahorro Energético gestionados por la Agencia Andaluza de la Energía, que se incluye entre las medidas que la Gerencia de Urbanismo lleva a cabo para ahorrar costes y conseguir mayor eficacia en los sistemas de alumbrado públicos.

   La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla ha explicado en una nota que «ha iniciado esta semana los trámites para la adjudicación de las obras de renovación de la iluminación de la fuente ornamental de la Plaza de España».

Se trata de una actuación que supondrá un «ahorro energético superior al 95 por ciento» respecto al consumo actual y se incluye entre las medidas que Urbanismo está adoptando paulatinamente para conseguir mayor eficacia en los sistemas de alumbrado públicos.

La actuación prevista recoge «la sustitución de los 168 proyectores actuales de lámparas incandescentes instalados en la fuente por 126 nuevos con tecnología LED de alto rendimiento» y programables en colores que se trata de elementos sumergibles y de gran eficacia lumínica. Además de los proyectores, se renovarán los controladores, amplificadores y fuentes de alimentación necesarias, además, se sustituirá todo el cableado existente por el necesario para la nueva instalación.

Las obras tienen un presupuesto de 141.367 euros y el plazo de ejecución es de tres meses, cuyo proyecto está financiado en un 80 por ciento con Fondos Europeos para Ahorro Energético gestionados por la Agencia Andaluza de la Energía.

La utilización de «nuevos proyectores y lámparas mejor desarrolladas y más eficientes supone una disminución de la potencia, logrando un considerable ahorro energético y una importante reducción de emisiones CO2 a la atmósfera». En concreto, la renovación de la iluminación de la fuente de la Plaza de España «implica un ahorro de energía del 95,31 por ciento con respecto al consumo actual» con lámparas de incandescencia, de modo que se pasaría de una potencia actual de 13.440 vatios a 630 vatios que «se traduce en un ahorro de 1.545 euros al año».

Las actuaciones que Urbanismo está llevando a cabo en la iluminación de calles, fuentes y plazas públicas también «están propiciadas por la obsolescencia de muchos de los sistemas de alumbrado existentes y por la necesidad de adaptarlos a las normativas actuales y al Reglamento de Eficiencia Energética», según detalla el Ayuntamiento de Sevilla.