Lucía, Lola, Carmen, todas ellas han decidido «buscarse la vida», demasiado tiempo paradas, sin hacer nada, esperando a que el trabajo llamara a su puerta. Un día tomaron la «opción b» y optaron por el autoempleo a través de la artesanía. Dejaron su imaginación volar, a la creatividad crecer y a sus manos hacer.

Entre ellas no se conocen de nada, pero tienen muchas cosas en común. Por ejemplo que cada miércoles exponen sus trabajos en Pradobel-lo. No sólo esto, sino que además, todas coinciden en que este mercadillo, situado en el Prado de San Sebastián, les ha dado la oportunidad darse a conocer. «Es una herramienta perfecta para vender y para mostrar tus productos, yo cada semana produzco algo  diferente y lo traigo para probar la aceptación que tiene», declara Lola Álvarez,  diseñadora de Con Arte Complementos.

Los diseños y su elaboración ocupan gran parte del día de estas emprendedoras. Lucía García Jaramillo es arquitecta de interiores, según cuenta, siempre está imaginando y creando su propia ropa, completemos, trajes de flamenca, y un día se dijo «¿por qué no hacer de mi afición una profesión?» Ahora ya tiene su propia marca, Lu de Chance, y va de mercadillo en mercadillo ganándose la vida. Tiene muchos proyectos en mente y aunque encuentre trabajo de lo suyo va a seguir con esta pasión que como relata «me divierte y me sirve para estar ocupada».

Es el caso también de Carmen Juste, creadora de la marca Sahara, en su mente no cabe otra cosa que convertirse en una reconocida diseñadora. Además de asistir cada miércoles a Pradobel-lo, tiene puntos de venta fijo de sus artículos en diferentes tiendas de Sevilla. Juste viaja por todo el mundo para traer las últimas novedades a la ciudad, es una joven muy inquieta a la que emprender nunca le ha dado miedo. Actualmente está preparando un desfile para presentar la nueva colección.

Es imposible contar la historia de todas las participantes del mercadillo del Prado. En total son más de 30 puestos, más de 30 ilusiones, más de 30 proyectos de futuro y más de 30 ejemplos de valentía en una época complicada. Cada una con sus peculiaridades y estilos esperan que Pradobel-lo sea el puente que las lleve hacía el éxito.