Llegan las altas temperaturas y los vecinos de las Tres Mil Viviendas temen que las lagunas de aguas fecales que salen de los bloques se convierta en un problema de salud pública.

Rafael Pertegal, presidente de la asociación Martínez Montañés, del Polígono Sur, ha denunciado el caso omiso que hace la Junta de Andalucía, propietaria de los bloques efectados, a lo que sucede desde finales del pasado año en la zona: la rotura de arquetas y canalizaciones del agua que sacan a los zaguanes, soportales de los bloques y a la misma vía pública los residuos fisiológicos de los residentes, que viven en régimen de alquiler en las viviendas sociales.

Una rata muerta en las Tres Mil / RAÚL DOBLADO

Una rata muerta en las Tres Mil / RAÚL DOBLADO

Dice Pertegal que el problema lleva meses detectándose pero ahora se intensifica la magnitud y las consecuencias por la llegada del verano y la presencia en la calle de más personas y, sobre todo, niños y personas mayores.

Atribuye las deficiencias de las conducciones al mal uso de los residentes y a los estragos que causan las ratas, la cuales se comen el material y rompen la infraestructura.

Las viviendas están en las calles Escultor Sebastián Santos y Arquitecto José Galnares y son en total 150.

Pertegal relata que en la primera de las vías las deficiencias están en el conjunto 4, en los bloques 3 y 6; en el conjunto 5, torres 5 y 3, donde la laguna rodea los edificios y llega, incluso, a la 4; y, en el conjunto 6, también hay atascos en los bloques, justo en la parte trasera. Además, señala más bloques en la calle Arquitecto José Galnares.

Así, afirma que en el conjunto 6 hay salideros en los bloques 1, 2 y 6. A esos edificios suma los del conjunto 7, concretamente los del bloque 1.

Este inmueble tiene la singularidad de que hace dos años y medio recibió obras de rehabilitación y además de los desagües tiene en el cuarto de contadores alguna avería que origina la expulsión de agua, pero limpia.

Rafael Pertegal, en los bajos de uno de los bloques de las Tres Mil / RAÚL DOBLADO

Rafael Pertegal, en los bajos de uno de los bloques de las Tres Mil / RAÚL DOBLADO

Pertegal insiste en que es la propiedad de los inmuebles, esto es la Junta de Andalucía, la que tiene que tomar una determinación con los vecinos para que no se ponga en peligro la salud de los residentes del barrio por el mal uso de las instalaciones de los pisos. En su opinión, la nueva comisionada del Polígono Sur, Mar González, tiene buen talante y pone empeño en solucionar los problemas «pero es muy difícil que se pongan de acuerdo las tres administraciones».