La Asociación Amigos de los Jardines de la Oliva celebró este fin de semana el 20 aniversario del Vivero de La Oliva, situado en la barriada del mismo nombre. Este espacio se encuentra ubicado justamente frente a la sede de la asociación.

En sus 250 m² de superficie hay abetos, acacias, acebos, castaños y muchas especias más, cuidadas con mimo y esmero durante dos décadas por los miembros de esta asociación capitaneada por Jacinto Martínez, presidente de la misma. Martínez, al cumplirse este aniversario, quiso dejar constancia de la labor de sensibilización medioambiental que han llevado en todos estos años.

Jacinto aprovechó la ocasión para agradecer el impulso dado por el entonces presidente de la entidad, José Luis Gutiérrez Reyes,  «gracias a él se pudo iniciar la construcción de este vivero, dándose así cumplimiento a uno de los fines que recogen los Estatutos de la Asociación. Así pues, a principios del mes de septiembre de 1993, un grupo de socios voluntarios comenzamos las obras, que duraron hasta el Día del Pilar. El acto de inauguración tuvo lugar el día 21 de octubre y fue presidido por Jesús Nieto, director provincial de la Agencia de Medio Ambiente».

Además, mencionó lo orgulloso que se siente de poder prestar este vivero para que se realicen los talleres del Distrito Sur de jardinería en él. Pero este lugar no sólo sirve para impartir clases y para el uso y disfrute de los socios de Amigos de los Jardines de la Oliva, sino que también se acercan hasta él muchos aficionados a la jardinería para identificar plantas y pedir asesoramiento sobre los cuidados que requieren.

El presidente concluyó la efeméride agradeciendo a la socia María Luisa Grande «su abnegada labor de mantenimiento del vivero» y tuvo un recuerdo especial para Luis Cereceda, «que nos facilitó numerosas semillas y plantas».