Encima de la mesa de la sede de la asociación de vecinos Bami Unido, en el distrito Sur, hay muchas propuestas, en la cabeza de los miembros de la junta directiva cantidad de objetivos y en el corazón de los 200 socios una meta, mantener el barrio «hecho una piña». Apenas hace dos meses, esta organización estuvo a punto de desaparecer y ahora, más que nunca, están luchando para que los más de 4.500 vecinos que viven en la zona tenga una representación.

Ana Ojeda ostenta el puesto de presidenta de la asociación hace muy poco tiempo, pero lleva formando parte de ella desde hace mucho, por eso conoce bien todos los pormenores de la zona en la que reside desde que era muy joven. Este fin de semana pasado celebraron en la plaza Rafael Salgado una fiesta de la primavera, a la que, según cuenta la presidenta, asistieron un gran número de vecinos. «Hemos querido hacer esta celebración para acercarnos a las personas, para que conozcan cuales son nuestros nuevos objetivos y sobretodo para que todo el que vive aquí forme y se sienta parte de este vecindario».

Uno de las mayores preocupaciones que existe en este lugar de la zona Sur de Sevilla es el problema de los «gorrillas». Los miembros de la junta directiva no dudan del Plan de actuación contra los aparcacoches ilegales que está llevando a cabo el Ayuntamiento de Sevilla, pero consideran que éste no es efectivo porque «a estas personas es complicado localizarlas, no tienen un domicilio fijo, y las multas no las pueden pagar porque no tienen ingresos», ha puntualizado Ojeda. Por todas estas razones, se han unido y han empezado a recoger firmas para que se instale la zona azul en los sitios más transitados por los aparcacoches ilegales. «Hasta el momento la mayoría de los vecinos están de acuerdo con esta propuesta que le hemos hecho al Ayuntamiento, pero hay como en todos sitios, gente que quiere y gente que no, a pesar de eso, tenemos más aprobaciones que desaprobaciones», ha destacado Ana.

«No tenemos comunicación oficial de que se vaya a poner, pero estamos haciendo un sondeo para saber que opinan los vecinos», ha insistido Herminia Carrión, vicepresidenta de la asociación.  Además, ella ha añadido que han pedido la vuelta de la línea 3 de Tussam, para ello también están recogiendo firmas. «Estamos trabajando con la gente del barrio y todas nuestras propuestas las llevaremos al distrito, hasta el momento nos están escuchando y estudiando nuestras peticiones, estamos seguras que transmitiéndolas de buenas maneras conseguiremos las cosas».

Hasta el momento sólo han organizado una fiesta, pero ésta es sólo una de las celebraciones que llevarán a cabo para tener momentos de convivencia con los vecinos. Lo próximo será un viaje a Osuna, en el que el distrito Sur ha contribuido ofreciéndoles el autobús. Pronto quieren trasladarse de sede para dar a la personas de Bami mejor servicio, actividades deportivas para los niños, en definitiva un sinfín de propósitos «para que Bami sea el barrio que debe ser».