El delegado del distrito Sur, José Luís García, ha informado esta mañana sobre la campaña de recogida de tapones de plástico que va a llevar a cabo el distrito para ayudar a Carlos, un niño que padece el síndrome de Dravet. En la presentación de la campaña, que recibe el nombre: «Un tapón ayuda, muchos solucionan», han estado presentes los padres del pequeño Carlos.

Hoy mismo se ha comenzado con la recaudación en el distrito Sur «una campaña de recogida de tapones solidarios que hemos iniciado para ayudar a un vecino, a un chico llamado Carlos, que necesita toda la ayuda del distrito Sur para superar su enfermedad» ha declarado el delegado. Las cajas de cartón donde se depositarán los tapones, fácilmente reconocibles, se repartirán por todos los colegios públicos de la zona, centros cívicos y en todas las oficinas municipales del distrito. «Vamos a poner a disposición de los sevillanos más de 30 contenedores para que puedan depositar todos los tapones de plástico de todas las botellas, ya sea de bebidas, de detergentes o del producto que sea».

El delegado ha aclarado todos los puntos de recogida y ha pedido encarecidamente que se colabore con este proyecto «pido la solidaridad de todos los sevillanos, ya que con el pequeños hecho de guardar un tapón se puede mejorar la enfermedad de Carlos».

Por su parte, la madre del pequeño, Macarena Rodríguez, ha mostrado su agradecimiento al Ayuntamiento de la ciudad, al distrito Sur y a la Asociación Tapones Solidarios del Sur «gracias a toda esta ayuda que estamos recibiendo podemos permitirnos el tratamiento de Carlos que es muy costoso».

A partir de hoy ya se puede colaborar con esta campaña que requiere el esfuerzo de todos los sevillanos. Una tonelada de tapones es igual a 200 euros. Macarena ha recordado que «es un esfuerzo muy pequeño por persona, pero que puede hacer muy feliz a mi hijo».

La enfermedad de Carlos

Carlos tan sólo tiene tres años y padece síndrome de Dravet, una enfermedad raraA los dos meses de nacer le dio su primer ataque, tras numerosas visitas a diferentes hospitales, le diagnosticaron esta enfermedad, conocida también como epilepsia mioclónica.

Hace apenas dos semanas estuvo ingresado en el hospital unos días porque le dio un ataque muy fuerte, según cuenta su madre se queda inconsciente y puede tardar en reaccionar una medio hora. Estos achaques son muy peligrosos porque degeneran mucho al pequeño y además afectan al desarrollo normal del lenguaje y de las habilidades motoras. Con esta última, ya son tres las veces que el pequeño ha pasado por la UCI, y Macarena necesita la colaboración de todos para pagar tratamiento.