La Policía Local de Sevilla ha puesto a un total de 2.938 denuncias a «gorrillas» en las más de 8.900 rondas de comprobación por todos los distritos de la ciudad en aplicación del plan especial de actuación contra esta actividad, puesto en marcha en junio del pasado año 2012.

En los dos primeros meses del presente año 2013 ya se han interpuesto más de 1.000 denuncias por todas las zonas de la ciudad. El mayor número de ellas se ha registrado en el Distrito Sur, donde se han superado ya las 400, fundamentalmente por la barriada de Bami y las inmediaciones del Hospital Virgen del Rocío y la Clínica Sagrado Corazón, seguido de los distritos Nervión, con casi 300, y Macarena, con unas 150.

Asimismo, desde junio de 2012 en que se inició el citado plan, el número de las denuncias en el Distrito Sur alcanza las 994, la mayoría de ellas en el entorno de la barriada de Bami. En el Distrito Nervión, por su parte, van 840 multas a «gorrillas», sobre todo en la barriada de Nervión y en Huerta del Pilar.

De igual modo, en el Distrito Macarena, donde en los últimos ocho meses la Policía Local ha puesto 519 denuncias a aparcacoches, las actuaciones se han centrado en Doctor Barraquer y la barriada de la Renfe, además de La Palmilla y Doctor Marañón, todo ello en la zona de influencia del Hospital Virgen Macarena.

En cuanto al resto de distritos, en Casco Antiguo se han registrado 137 denuncias desde que se inició el plan; en Este, 113; en San Pablo-Santa Justa, 108; en Bellavista-La Palmera, 103; en Triana, 69: en Los Remedios, 41; en Norte, 8; y en Cerro-Amate, 6.

Desde octubre de 2012 se han intensificado notablemente las acciones con la puesta en marcha de un protocolo de actuación en el que se detalla a los agentes toda la normativa aplicable a personas que estén ejerciendo esta actividad en las calles de Sevilla, tanto la Ordenanza para el Fomento y Garantía de la Convivencia Ciudadana en los Espacios Públicos como el Reglamento General de Circulación, que prohíbe a los peatones transitar por lugares no autorizados, y la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana.

Asimismo, se refiere también al Código Penal, que recoge delitos contra la seguridad vial, de desobediencia a agentes de la autoridad y de amenazas, tanto graves como leves, coacción, injuria o vejación injusta.

Asimismo, señala la necesidad de que el agente tome contacto con el ciudadano afectado a una distancia prudencial para recabar la información más completa posible relacionada con el hostigamiento, coacción o amenaza y la cantidad entregada o los daños causados si se produjesen.

También deberán tratar de comprobar la residencia habitual del infractor y la posibilidad de que forme parte de un grupo organizado, caso en el que se realizarán las averiguaciones oportunas para iniciar las actuaciones pertinentes.

De igual modo, el plan de actuación prevé el incremento de la presencia policial en aquellas zonas en las que se ha registrado en la fase previa que existe una mayor incidencia de este problema y recoge un procedimiento detallado de intervención para garantizar la identificación del individuo infractor y cómo actuar en el caso de que sean extranjeros. Para esto se ha establecido un protocolo en colaboración con la Brigada Provincial de Extranjería y la de Policía Científica, ambas del Cuerpo Nacional de Policía.

Concretamente, si se trata de un extracomunitario y está documentado, el Centro de Control de Policía Local comprobará si su situación en el país es o no regular para, en caso de que no lo sea, ponerlo a disposición de la Policía Nacional para que adopte las medidas que procedan. En el caso de que no sea posible identificar a esa persona por otros medios podría ser trasladado a dependencias de la Brigada Provincial de Policía Científica para su identificación.

A finales de octubre la Policía Local de Sevilla detuvo a tres gorrillas, dos de ellos en Sevilla Este y un tercero en el entorno de Santa Justa por infringir la Ley de Extranjería. Las detenciones se produjeron en la Avenida de Montesierra y en la calle Monte Tabor, donde fueron denunciados por ejercer como «gorrilla» y detenidos por estancia irregular en el país tres individuos.

Asimismo, también en octubre, en la calle Torneo, la Policía Local detuvo a un joven de 20 años que intentó agredir a los agentes que se le acercaron para identificarlo cuando ejercía de «gorrilla».

En diciembre, se produjeron 4 detenciones más, tres de ellas en Bami. Dos tuvieron lugar cuando los agentes identificaron a dos ciudadanos extracomunitarios, un súbdito marroquí y otro individuo procedente de Nigeria, ambos en situación irregular en el país. La tercera de las detenciones se produjo también en esta zona, cuando los agentes comprobaron al identificar a un «gorrilla» que ejercía su actividad que le constaba una requisitoria en vigor por parte del Juzgado de lo Penal número 9 de Sevilla. Una semana después detuvieron a un aparcacoches extranjero en el Distrito San Pablo-Santa Justa por estancia irregular en el país.