El portavoz y candidato socialista, Juan Espadas, y los concejales Juan Miguel Bazaga y Encarnación Martínez han realizado hoy un recorrido por Bami para hacer balance con vecinos, trabajadores y comerciantes del año transcurrido desde que el Gobierno de Zoido aprobó un contrato por diez años de la zona azul que implicaba casi duplicar las plazas hasta llegar a las 7.553 y que la empresa lograra un negocio de 40 millones de euros.

«Zoido firmó ese contrato diciendo que había consenso y que iban a resolver todos los problemas. Sin embargo, nos metió a todos los sevillanos en un lío del que él ya no sabe cómo salir. Esa es parte de la herencia que va a dejar como alcalde y que habrá que resolver en el próximo mandato con una dura negociación y aunque pueda tener un coste», explicó el portavoz socialista.

Espadas lamentó que «en vez de asumir por completo su error» el Gobierno de Zoido se dedica a «poner parches, a plantear mesas de diálogo ficticias y a anunciar bonificaciones que luego no llegan a ningún sitio».

En este sentido, el socialista subrayó que «hay miles de comerciantes, trabajadores, estudiantes, vecinos o pacientes de los hospitales perjudicados por la zona azul de Zoido que no han tenido respuesta por parte del gobierno del PP».

«Hace unos meses, para tratar de poner otro parche, anunciaron que los comerciantes y los trabajadores tendrían bonificaciones y títulos como si fueran residentes. Lo mismo que llevaban tiempo diciendo que era ilegal. Sin embargo, hay comerciantes que confiaron en ese compromiso, que han llevado sus papeles al Ayuntamiento y que les han contestado que no hay regulación alguna que les conceda un título equivalente al de residentes», apuntó el candidato socialista quien anunció que pedirá explicaciones a Zoido en el próximo Pleno sobre este «nuevo incumplimiento y engaño».

Juan Espadas incidió en que tras la zona azul no hay un planteamiento de movilidad para la ciudad sino únicamente un afán recaudatorio del gobierno de Zoido con un negocio que prevé una recaudación de 40 millones de euros y que ha supuesto que casi se dupliquen las plazas en la ciudad.

Así, lamentó la «falta de transparencia» del Gobierno del PP y exigió que en el próximo Pleno se den cifras reales sobre los datos de recaudación y los índices de ocupación de todas las áreas de zona azul aprobadas por Zoido.

En este sentido, el candidato puso como ejemplo del «daño causado» por la zona azul de Zoido la situación de Bami. «Las más de 1.700 plazas aprobadas para este barrio se diseñaron con un claro afán recaudatorio y, de hecho, es la única zona en la que el horario de estacionamiento regulado en superficie no se interrumpe y se prolonga desde las 8 de la mañana hasta las diez de la noche».

«De hecho, durante los primeros tres meses de implantación de la zona azul, el pasado verano, una cuarta parte de los ingresos se recaudaron ya en las calles de Bami. Esto ha provocado ya cierres de negocios, numerosas plazas vacías y numerosos problemas para vecinos, trabajadores y comerciantes», apuntó Espadas quien detalló que se han llegado a implantar plazas de zona azul en vías privadas en otra muestra de «voracidad recaudatoria».