Niños y jóvenes del Polígono Sur de entre 6 y 18 años se han reunido este julio todas las tardes en alguna plaza del barrio a disfrutar de la calle jugando a la comba, realizando manualidades, brincando o charlando. En definitiva, relacionándose unos con otros de una forma divertida y sana. Esta propuesta de ocio se desarrolla con el trabajo de las religiosas de Jesús María del Centro Infantil La Providencia y voluntarios de la Fundación Manolo Maestre Dávila. Sigue leyendo en Sevilla Solidaria.