A pocos días de la implantación de la nueva zona azul que comienza el próximo 18 de junio, la presidenta de la asociación Bami Unido, Ana Ojeda, ha remitido una carta defendiéndose de las acusaciones que la ponen como promotora de la inminente colocación de la nueva regulación de estacionamiento en superficie en la zona de Bami.

El pasado mes de septiembre el delegado de Seguridad, Juan Bueno, anunció que el Ayuntamiento de Sevilla colocaría más de 1.700 nuevas plazas de aparcamiento de zona azul en el barrio. Esta medida pretende acabar con las presiones a las que se ven sometidos los vecinos de Bami por parte de los «gorrillas». En su día Ojeda explicó que «la situación de los gorrillas se agrava cada vez más y ya resulta insostenible, vivimos en una zona muy buena, pero nos sentimos inseguros con las amenazas de los aparcacoches ilegales»

Por su parte el delegado del Distrito Sur, José Luis García, en la Junta Municipal del mes de septiembre presentó un informe en el constaba que de 50 comerciantes encuestados para implantar la zona azul, 32 habían votado a favor, además aseguró que la mayoría de los vecinos estaban de acuerdo con esta medida.

Ahora, Ana Ojeda recoge en una carta que «la Junta Directiva de nuestra asociación y que presido, se ha limitado a hacer un sondeo de la opinión de un determinado número de vecinos y comerciantes, la cual se aprobó en acta con fecha 19 de junio del 2013. Dicho muestreo supuso la recogida de firmas de vecinos y comerciantes debidamente identificados», pero insiste que «en ningún momento he promovido la implantación de la zona azul en nuestro barrio», concluye Ojeda.