La labor de alfabetización de colectivos con especiales dificultades para el aprendizaje que lleva a cabo el Centro de Educación Permanente (CEPer) Polígono Sur, en este caso con adultos y población en riesgo de exclusión, ha sido distinguida por la UNESCO con el premio Confucio de Alfabetización.

Esta prestigiosa distinción internacional pone el foco sobre los esfuerzos que la educación pública andaluza realiza para compensar las dificultades socioeconómicas que sufren los vecinos del Polígono Sur, gracias a una labor coordinada con el resto de servicios y entidades del barrio impulsada, por la Oficina de la Comisionada para el Polígono Sur, María del Mar González.

El premio UNESCO Confucio, dotado con una medalla y 20.000 dólares, se entregó el pasado 8 de septiembre en Bangladesh, en una ceremonia a la que acudió la directora del centro educativo, Ana García (en la esquina superior derecha de la imagen que abre esta información, donde aparecen todos los premiados).

La candidatura fue presentada por el Ministerio de Educación a los premios de la UNESCO tras recibir este año el Premio Nacional de Educación Miguel Hernández por su labor de alfabetización de adultos, que el centro concibe como una herramienta más para la transformación social del barrio y de atención a colectivos con más dificultades de acceso a la educación.

De hecho, el premio de la UNESCO reconoce la apuesta por la formación de una población que partía en desventaja por los altos índices de desempleo, analfabetismo y paro de la zona, muy superiores a la media nacional, que el Plan Integral del Polígono Sur trata de combatir mediante un trabajo conjunto con los profesionales del barrio.

La comisionada del Polígono Sur ha querido destacar el trabajo serio y comprometido que se realiza en el centro de adultos, y lo ha enmarcado en los esfuerzos que la educación pública realiza para superar el atraso histórico que ha padecido Andalucía, y en este caso el Polígono Sur. En ese sentido, la concesión de este reconocimiento internacional supone un espaldarazo a las políticas de igualdad y a los esfuerzos a favor de la población más desfavorecida que se llevan a través de los centros educativos andaluces. La apuesta por la Educación como motor de cambio es de hecho una de las líneas de trabajo que se siguen en el barrio desde la puesta en marcha del Plan Integral hace una década.

La labor del Centro

El centro de adultos Polígono Sur concibe su labor de enseñanza como un proceso permanente que ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas, entendiendo que la escuela pública debe asegurar esta educación en condiciones de igualdad, sobre todo cuando el nivel social y económico de origen supone una dificultad añadida. La prioridad del CEPer, tal y como se explica en su candidatura, es conseguir el desarrollo integral de la población y el fomento de un espíritu crítico y emprendedor, por lo que la alfabetización está estrechamente enlazada con el resto de los servicios, especialmente los de empleo, gracias al Plan Educativo de Zona y al Plan Integral para el Polígono Sur.

El centro, nacido hace 33 años y que en la actualidad cuenta con 12 docentes, trabaja en red con los servicios y entidades colaboradoras del barrio, empleando como sistemas de enseñanza las comunidades de aprendizaje, la pedagogía del diálogo y el compromiso con el entorno y prestando especial atención a colectivos en riesgo de exclusión, como la población gitana e inmigrante. Entre sus objetivos prioritarios están el desarrollo integral de las personas, incluyendo su integración social y laboral, un envejecimiento activo o el empoderamiento de las mujeres. El centro presta especial atención a colectivos en riesgo de exclusión, como la población gitana e inmigrante.

Ana García junto a la representantedel Ministerio de Educación, Mª Jesús del Río, y de la Consejería de Educación,  Francisco Castillo

Ana García junto a la representantedel Ministerio de Educación, Mª Jesús del Río, y de la Consejería de Educación, Francisco Castillo

Su oferta educativa va desde la alfabetización o el trabajo con neolectores, pasando por la formación básica o la obtención del título de Secundaria, hasta la preparación de las pruebas de acceso a ciclos formativos de grado superior. Además, el centro ha establecido líneas de coordinación con los programas de empleo que permiten adecuar el curriculum formativo a las necesidades específicas de la población en paro.

En paralelo se llevan a cabo planes de educación no formal como la educación vial, el acceso a las nuevas tecnologías o los idiomas y la cultura del emprendimiento; y toda una serie de actividades como la creación de un grupo de teatro, tertulias dialógicas, programas de intercambio de experiencias de vida, talleres de corte y confección y de flamenco, encuentros de mujeres, un plan de interculturalidad para inmigrantes o un proyecto de huertos ecológicos…

La labor conjunta con las entidades del Polígono Sur ha permitido dar salida a otras necesidades del barrio. Se trabaja con alumnado joven e inmigrante a través de un taller de radio en Radio Abierta, una emisora localizada en el Colegio Andalucía; se facilita la inserción social de los reclusos propiciando que cumplan trabajos sociales en el centro (lo que ha llevado a que todos ellos hayan terminado siendo alumnos) gracias a los acuerdos con Instituciones Penitenciarias o se desarrollan programas de prevención de drogodependencias o salud mental en colaboración con las instituciones sanitarias.

La memoria del centro destaca además el compromiso de los profesionales del centro de adultos, al igual que el del resto de trabajadores y voluntarios implicados en el Polígono Sur, para la mejora de las condiciones de vida, la convivencia y la mejora de la autoestima entre los vecinos del barrio, objetivos todos ellos integrados en el plan educativo del centro.