Esta semana se han entregado en Sevilla los premios al voluntariado. La asociación Entreamigos, situada en el Polígono Sur, ha sido galardonada. Esta organización lleva trabajando en el barrio 28 años. Para ellos es importante este reconocimiento, pero no es lo principal, lo que más les preocupa es que la labor que realizan sea fructífera.

La asociación tiene una extensa trayectoria y han tenido muchos proyectos. En su larga historia han ido probando distintas formulas de trabajo, con jóvenes, niños y mayores, finalmente decidieron trabajar con la familia al completo ya que lo engloba todo. En el Polígono Sur habitan alrededor de 30.000 personas, Luis Martín, presidente de la asociación, explica que es muy complicado atender a tanta gente en riesgo de exclusión social: «Tratamos a unas trescientas familias en total». Diariamente se acercan hasta la calle Escultor Sebastián Santos, donde está la sede, muchos vecinos de la zona pidiendo ayuda. En los últimos años ha aumentado mucho la asistencia al centro de inmigrantes. Luis cuenta que ellos tienes abiertas las puertas a todo el mundo, pero especifica que hay dos requisitos indispensables: «tener la documentación en regla y sin son familias con hijos, lo primero que deben hacer es escolarizarlos». Este asunto es uno de los que más le preocupa a Luis, quizás por su condición de profesor, o simplemente por el alto índice de analfabetismo que existe en este sector de la ciudad.

Son muy minuciosos con el protocolo de absentismo escolar. Tratan hasta el más mínimo detalle, estudian cuales son las causas de las repetidas faltas de los alumnos y le ponen solución. «Muchas veces el problema es mucho más fácil de arreglar de lo que pensamos». Cuenta Luis, que la mayoría de los niños no van a la escuela porque no tienen ropa, agua caliente para ducharse o un bollo de pan para desayunar. De esta problemática surgió uno de los programas más bonitos que ofrecen, el proyecto higiene y despertar. Cada mañana más de treinta pequeños van a unas instalaciones, propiedad de la asociación, se duchan, se lavan los dientes, se cambian de ropa y desayunan, de ahí los acompañan los voluntarios al colegio.

La importancia de los voluntarios
A cualquiera de los lectores que estén leyendo ahora mismo estas letras les puede parecer un acto natural, pero no es así. Luis recalca que hay muchas personas que acuden a la asociación a que les lean cartas o documentos porque no saben hacerlo. Un gesto tan simple como este hace útil a los voluntarios que allí trabajan. Asistencia a mujeres maltratadas, actividades deportivas o servicio de comida son otras de las acciones que realizan.

« Hay muchas personas que tienen miedo de hacer voluntariado en el Polígono Sur porque goza de muy mala fama, pero aquí como en todos lados hay gente muy buena y con muchas ganas de que le ayuden». Con estas palabras el presidente quiere animar a los ciudadanos de Sevilla a que presten más apoyo, porque como dicen ellos: «El Polígono Sur existe».