El muelle de las Delicias, en la margen izquierda de la dársena fluvial, va completando poco a poco su oferta recreativa para convertirse en el paseo del río por excelencia en Sevilla. Anoche, se dio otro paso más en esta dirección con la inauguración de la noria panorámica instalada junto a la sede de la Autoridad Portuaria y el acuario, al que viene a complementar.

Aunque anoche se inauguró la atracción recreativa durante un cóctel de presentación al que asistieron autoridades y más de doscientos invitados, el público en general tendrá que esperar al sábado para probar las bondades de la noria en horario continuado de diez de la mañana a medianoche. Durante todo el fin de semana habrá «acciones promocionales» y entradas a mitad de precio para dar a conocer la noria. El horario normal de funcionamiento será entre las diez de la mañana y las diez de la noche con tarifas de 7,5 euros para adultos y de 5,5 euros para niños menores de cuatro años.

La concejal de Economía y expresidenta de la Autoridad Portuaria, Carmen Castreño, fue la encargada de accionar el pulsador con el que se iluminó la noria dando paso a que los invitados pudieran subirse a las cabinas. La mano derecha del alcalde Espadas dijo sentirse «encantada» por poder ver culminar como primera teniente de alcalde un proyecto que ella había visto nacer como presidenta del Puerto.

La noria, iluminada, el día de su inauguración

La noria, iluminada, el día de su inauguración / J. J. ÚBEDA

Proyecto ambicioso

En su discurso, Javier Jorba, presidente de Sequoia Partners, la empresa que lidera este ambicioso proyecto, desgranó las principales características de la atracción y apuntó los motivos por los que habían elegido Sevilla como nuevo emplazamiento, tras las experiencias, ya consolidadas, en capitales europeas de referencia, como Londres, París, Dublín o Manchester. En este sentido, recalcó la apuesta por la capital andaluza como «espejo de culturas y convivencia».

La tanda de discursos oficiales la completó Ángel Pulido, director de la Autoridad Portuaria de Sevilla, quien resaltó que el nuevo equipamiento recreativo persigue, antes que nada, «abrir el puerto a Sevilla y los sevillanos» para que éstos sean conscientes del potencial de la instalación fluvial.

La atracción dispone de 30 cabinas climatizadas, cada una de ellas con cómodos sillones en la que pueden llegar a montar a la vez seis adultos y dos niños, si bien también hay una cabina VIP con pantalla de video y teléfono interno que se puede reservar sin necesidad de compartirla con ningún usuario más.

Hasta 240 personas pueden llegar a montar en la noria a la vez para vivir los tres giros completos que dura el viaje con una duración completa de entre 10 y 15 minutos.

Más adelante, la compañía promotora tiene prevista la apertura de un bar chillout y un restaurante, como anticipo del ambicioso proyecto que pretende consolidar en el futuro un nuevo espacio para el ocio al que aludió Jorba en su discurso inaugural como representante de Sequoia Partners.