Son jóvenes, inquietos, ambiciosos, luchadores y quieren fomentar estos principios entre los más pequeños del Polígono Sur. No tiene intención de cambiar el mundo, eso sería muy complicado y suena a utopía. No creen en un barrio ideal, pero si en un barrio mejor. Por eso hace unos años un grupo de adolescentes crearon la asociación juvenil jóvenes transformando el sur.

Han nacido en el Polígono Sur, han crecido y estudiado en los colegios de la zona y sus padres les han inculcado unos valores que no han encontrado en la calle. Francisco Javier Portillo y Daniel Lavado tiene 22 y 23 años respectivamente, y uno de sus mayores objetivos es lograr un futuro mejor para el sur. Se reúnen semanalmente con diez compañeros más para dar a conocer su lucha por la igualdad del barrio. Lo hacen en plazoletas, al aire libre y no siempre en el mismo sitio, mucha movilidad para que los vean y para que la gente se acerque y aporte sus ideas y opiniones. «Cuanta más gente nos conozca mejor, así ampliamos el grupo, la unión hace la fuerza», declara Francisco Javier Portillo.

Esta asociación realiza diferentes actividades y juegos para que los niños no estén todo el día en la calle. Fomentan a través del deporte nuevos valores en estos pequeños. «Aquí hay demasiado tiempo libre y es muy peligroso que los jóvenes estén tanto tiempo en la calle», comenta Daniel, que añade que el año pasado formaron un equipo de fútbol y se reunían todos los sábados para jugar, organizaban torneos, «nuestra preocupación no era si ganábamos o perdíamos  lo único que pretendemos es educar a los niños en el compañerismo».

Por otro lado, ayudan a los niños a estudiar, les dan clases de apoyo, de esta iniciativa surgió una idea posterior que tuvo mucho éxito según cuenta Daniel: «Decidimos premiar a los alumnos que mejor se portaban llevándolos a hacer escalada a un club deportivo». Daniel y Francisco Javier, con a otros voluntarios cogían sus coches y se los llevaban a hacer deporte, «alucinaban, no conocen otros lugares de Sevilla, piensan que no hay otra forma de vida, hay que enseñarlos a vivir de otro modo».

Estos voluntarios se han convertido en referentes del barrio, si ellos han podido estudiar y trabajar, todos los pueden hacer. Su próximo proyecto es hacer un vídeo para que los sevillanos conozcan la realidad del Polígono Sur, el día a día de un joven y sus posibilidades, quieren mostrar al mundo que con apoyo ellos también pueden labrarse un futuro.