Apenas dos semanas después de que un árbol de grandes dimensiones cayera sobre un coche en la calle Juan Pablos del Porvenir, como consecuencia del temporal, esta misma noche otro árbol se ha desplomado en la misma calle, en el cruce con Bogotá, sin ocasionar daños de ningún tipo.

El servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento tenía previsto su retirada esta misma semana, aunque las fuertes lluvias de los últimos días hizo que se pospusiera a la espera de que mejorara el tiempo. No obstante, a primera hora de la mañana se desplazaron hasta el lugar técnicos del servicio para proceder a la retirada del árbol caído y a podar toda la zona.

Se da la circunstancia de que el pasado jueves 25 de octubre, la caída de una enorme rama apunto estuvo de costarle la vida a un matrimonio que pasaba allí con su coche, ya que el impacto ocurrió en el capó y luna delantera del vehículo, a muy pocos centímetros del rostro de los ocupantes, de mediana edad. En aquel momento, Parques y Jardines tenía acordonado un tramo de la calle Juan Pablos, delante de los números 20 y 22, para proceder a labores de poda y conservación de las acacias negra que jalonan la vía. Como ya informó ABC de Sevilla, la calle Juan Pablos, principal entrada de vehí­culos a la zona de la antigua Catalana de Gas, reúne ejemplares de mucha edad con otros plantados más recientemente. En el caso del árbol desplomado la pasada noche, no hubo daños ni personales ni materiales.

Numerosas caídas en los últimos meses
En los últimos meses se han caído varios árboles en distintas zonas de la ciudad. El pasado mes de mayo cayó una de las míticas palmeras de la Plaza de San Juan de la Palma, lo que provocó cuantiosos daños en la fachada de un edificio y un banco, además de obligar a los Bomberos a talar la otra palmera que había junto a ella, por riesgo de desplome.

Más recientemente una rama cayó en la calle Entrecárceles, junto a la Plaza de San Francisco, a plena luz del día. Una calle por la que pasan numerosos viandantes pero que, afortunadamente, no hubo que lamentar daños personales.