La jornada de huelga general en el Distrito Sur se ha vivido de manera tranquila. Los más afectados en esta zona han sido los colegios, varios centros educativos se han encontrado esta mañana las cerraduras de las puertas principales selladas con silicona.

Los colegios han sido el objetivo en este 14 de noviembre, más en concreto sus cerraduras. El colegio público Joaquín Turina, situado en la calle Alfonso de Cossío, ha sido uno de los afectados. A las doce de la mañana estaban los operarios del ayuntamiento resolviendo el problema. Según nos ha contado uno de los trabajadores del consistorio han tenido una mañana muy ajetreada. «Esta es la octava cerradura que arreglamos en el día, llevamos desde las ocho menos cuarto trabajando y no damos abasto».

Asimismo, a primera hora de la mañana, en la sede principal de Endesa, en la avenida de La Borbolla, se ha instalado un piquete en la puerta, según trabajadores de la empresa eléctrica a su llegada a la oficina han recibido insultos por parte de las personas que estaban secundando la huelga. La policía a caballo, ubicada en Capitanía General, ha impedido que ocurriera algún incidente.

«La actividad es igual a la de cualquier otro día», así lo afirma una trabajadora del estanco situado en la calle Fernando Villalón, que apoya su versión diciendo que, «todos los días sobre las once los aparcamientos están ocupados por los coches de la gente que trabaja por la zona, e incluso la doble fila, y hoy está pasando lo mismo». «No se nota menos funcionamiento». Por último cuenta que los trabajadores de AUSSA, que tienen la oficina en dicha calle, no han podido acceder al local hasta bien entrada la mañana porque tenían la cerradura sellada.

Por otro lado, en las pizarras de la mayoría de los bares de la calle José Saramago rezaba el mensaje: «servicios mínimos». Uno de los camareros del bar La Pirotecnia ha destacado que, «las primeras horas del día han transcurrido con mucha tranquilidad y no nos hemos encontrado con ningún problema». Los comerciantes de los locales contiguos al bar también han corroborado esta afirmación.