No decepcionó. Manuel Melado hizo gala del buen humor que lleva por bandera y derrochó naturalidad y simpatía en un pregón cargado de anécdotas. Durante poco más de 30 minutos, Triana resplandeció en su prosa, en sus versos, por soleá, por sevillanas… hilando experiencias que dejaron al descubierto la Triana de Melado. Daba así comienzo este lunes 21 de julio la Velá de Santiago y Santa Ana 2014 en un abarrotado patio del Hotel Triana.

De aquel «béticos del universo…», como recordó el delegado del distrito Triana Curro Pérez, bien podría haberse citado a sí mismo el que durante casi dos décadas fuera speaker del Real Betis Balompié entonando un «trianeros del universo». Porque Triana daba buena cuenta de su expectación repletando el aforo. Y entonces comenzó. Sin florituras exaltó a Triana «a través de sensaciones y emociones que se han enriquecido en mi interior», apuntó. Desde sus paseos por el barrio con Ángel Vela o Emilio Jiménez Díaz, el arrabal engalanado con tapices y altares en el Corpus, hasta la Semana Santa y la Velá, difundió su Triana a través del recuerdo «sin recurrir a la historia» y en ocasiones con letras de soleás o sevillanas escritas de su puño y letra.

Anécdotas, humor y arte en el pregón de la Velá de Triana

El «Bari de Triana» protagonizó una de las anécdotas que salpicaron este pregón. «Entre amigos, le dieron un lebrillo para hacer una ensalada, en el que cabían dos enanos abrazados. Cuando fue a buscar el aceite le metieron un ladrillo debajo de la lechuga. Volvió, la aliñó y cuando intento moverla en varias ocasiones, y al no poder, dijo el «Bari de Triana»: os habéis pasado con la melva».

O cuando entre amigos, hambriento, Melado pidió hacer un receso en un puesto de pollos asados en el Altozano y uno de ellos espetó al propietario del tenderete: «Este pollo lo ví yo en la feria de Badajoz hace 20 días». A lo que respondió el dueño: «Pues puede ser, no te digo que no. Es más, os aconsejo que os lo comáis cuanto antes mejor».

Una «oda» a las cofradías de Triana

Además de arrancar sonrisas, Melado cosechó las mayores ovaciones «peregrinando» a través de su pregón por cada una de las diferentes hermandades de penitencia del arrabal. La Estrella, La O, San Gonzalo, El Cachorro y la Esperanza de Triana se hicieron hueco en sus palabras deshaciendo al público en aplausos.

«Dadme un pantano por favor», reclamaba con gracia el pregonero incluso para solicitar un poco de agua. Prosiguió, con la Velá de Triana «que no pierde su esencia» haciendo una reflexión: «Que la música de grandes artistas, que hay que perpetuarlos en la memoria, se escuche en las casetas de la Velá». Concluyó con una sevillana no sin antes mencionar que «el puente de la Velá tiene un reloj que te anuncia las horas por soleá».

Anécdotas, humor y arte en el pregón de la Velá de Triana

Los galardonados

Tras este peculiar arranque, se entregaron en una emotiva gala con arte a raudales los reconocimientos otorgados con la presencia del alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, y diversos representantes municipales. En esta ocasión, y por primera vez en la historia de la Velá, se nombró a una Hija Predilecta de Triana que recayó en una emocionada Matilde Coral.

Así, como Trianeros de Honor destacaron la farmacéutica María Luisa Murillo, el matador de toros Rafael Astola, el bailaor Manuel Marín, la bailaora Pepa Coral, el ambulatorio Amante Laffón que este año cumple 50 años de existencia en el barrio y la Banda de Cornetas y Tambores de las Tres Caídas.

En cuanto a los Trianeros del Año, han sido galardonados el arquitecto José María Jiménez, el joven Leonardo Aguilar que con tan sólo ochos años ha formado parte del elenco del musical «Los Miserables», y los hermanos y miembros del grupo «Cantores de Híspalis» Carlos y Mario Ruiz González.

En relación a los Trianeros Adoptivos, ha recaído en el cantaor ecijano Jesús Heredia, Anselma Jiménez conocida como «La Anselma», la bailaora Pepa Montes, el cantaor Manuel Márquez «el Zapatero» y la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla «por su innegable vinculación con Triana, puesto que todos los años en la Velá arranca con un concierto en el Hotel Triana».