«La voz humana» de Jean Cocteau saca la versión más íntima de Antonio Dechent en el teatro del Mercado de Triana. El actor se encierra en una sala de apenas 30 butacas con un monólogo escrito para actrices. Una oportunidad de descubrir la faceta más femenina de un Dechent acostumbrado a papeles toscos.

«Llevo cuatro años vestido de uniforme, haciendo de todo el generalato posible, haciendo desde Queipo de Llano al General Mola, al Mayor Arnold, al Teniente Coronel de Miel de Naranjas o el de La Voz Dormida; siempre de hombre violento, irascible o con problemas y yo soy una persona normal y corriente y, de alguna manera, me gusta mostrar otras facetas», ha explicado Dechent en los últimos ensayos previos al estreno. «Sobre todo, era para demostrármelo a mí mismo, para trabajar otros caminos más desde el estómago, desde el corazón y de los sentimientos», ha desvelado el actor de Triana.

Dechent 'La voz humana'Una propuesta escénica única para un espacio único. Casala Teatro, la sala teatral enclavada en el interior del Mercado de Triana, acoge durante todo el mes de mayo la representación de la obra de teatro «La voz humana» (La voix humaine) de Jean Cocteau. Aunque esta ocasión, la obra escrita por el autor francés no será interpretada por una actriz, como es habitual. El actor sevillano Antonio Dechent, una de las figuras más destacadas de la actual escena española, pondrá en pie este monólogo, dando un giro de tuerca a la concepción original de la obra.

«La gente empieza creyendo que me está viendo en mi habitación y yo creo que muchos están viéndose en un espejo», afirma el protagonista de la obra. Dechent se suma así a actrices como Ingrid Bergman o Amparo Rivelles, que ya interpretaron este monólogo escrito por Cocteau en 1930.

«Es un corazón roto y un teléfono abierto, cuando se cuelga el teléfono, se rompe el corazón», sintetiza Dechent. «Me parece un trabajo interesantísimo, no ya profesionalmente, sino personalmente; porque por la edad o por la trayectoria, recuerdo o revivo sentimientos que creía olvidados», confiesa el actor.

Una obra hecha a un espacio

En la elección de este título también ha pesado las características del espacio en el que se representará. «Me dijeron que alguien había convertido dos puestos del Mercado de Triana en un teatro. Lo visité y salí pensando dos cosas: que Fernando Rodalva [creador y director de Casala Teatro] estaba loco, pero que a la vez era un artista inconmensurable, y que tenía que actuar aquí, en mi barrio, en mi mercado». Un espacio pequeño, «pero hecho con tal cariño que necesitaba de un texto íntimo, cercano, donde los silencios pesaran tanto o más que las palabras. Entonces me vino a la mente La voz humana», puntualiza Dechent.

Para poner en pie la obra de Cocteau, el intérprete hispalense, premiado, entre otros galardones, con dos Biznagas de Plata del Festival de Cine de Málaga, dos premios ASECAN y un premio del Festival de Toulouse, se ha rodeado de un equipo técnico de primer nivel. La dirección ha corrido a cargo de Antonio Campos, cofundador de la compañía Bastarda Española, director en producciones del Centro Andaluz de Teatro, Producciones Imperdibles o la Compañía de Teatro Clásico de Sevilla, y actor a las órdenes de realizadores como Benito Zambrano o Vicente Aranda.