Diecisiete barcazas han acaparado toda la atención este martes en Triana. Y es que la sede del distrito ubicado en la calle San Jacinto ha acogido la presentación de la maqueta del monumento al único puente que cruzó el Guadalquivir durante casi siete siglos: el puente de barcas. Un bosquejo de lo que pretende ser un eterno homenaje a esta emblemática construcción y que ya tiene su más fiel reflejo en el interior del distrito Triana.

Se trata de una iniciativa de la asociación Puente de Barcas, que en su afán por mantener viva la historia del barrio y recordar esa pasarela de madera, ha ideado junto al arquitecto Enrique Carvajal Salinas la maqueta del monumento que podría por fin rendirle tributo. Una base con 17 bloques de piedra maciza, 17 barcas de bronce y varillas de acero inoxidable simulando las tablas de madera es la magna obra que proponen estos trianeros preocupados por «difundir la historia y el patrimonio artístico» de la ciudad.

Así será el monumento al puente de barcas en Triana

Tras más de un año de bocetos y deliberaciones, el prototipo ha visto la luz. Concretamente han elaborado dos maquetas, «una que es la principal y que recoge tanto la ubicación como el monumento, y otra sólo con las piedras y barcas para que se vean con más detalle», explica Andrés Segura, presidente de esta asociación cultural sin ánimo de lucro.

El arquitecto ha señalado las características principales que tendría el monumento que propone la entidad. «Su dimensión acabada es 15,62 metros de longitud, 1,40 metros de anchura y, aproximadamente, 1 metro de altura. Además de rotundidad, hemos aportado ligereza levantando los bloques unos centímetros sobre el suelo. Las líneas de luz oblicuas al trazado de la escultura y empotradas en el suelo imaginan las aguas del río Guadalquivir», detalla Carvajal. Un diseño, a su juicio, «sencillo y elegante» que «facilita la compresión».

Así será el monumento al puente de barcas en Triana

La ubicación

Tras un estudio minucioso del posible espacio donde ubicar esta moderna réplica, en la maqueta se plantea el «lugar idóneo»: en el paseo de la O, debajo de la capillita del Carmen y junto al Castillo de San Jorge. «Hemos dado muchas vueltas, hemos recorrido muchos sitios, y éste es el más adecuado, es abierto, se puede pasear, y próximo a la ubicación original que tuvo el puente. Para ello se estudió además la volumetría con el entorno», añade el arquitecto.

Y es que el puente de barcas «fue el nexo de unión entre Sevilla y Triana durante más de seis siglos, mandado a construir por el Emir Abud Yacub Yusuf en 1171, habiendo sido materializado en el lugar que actualmente ocupa el puente de Isabel II, conocido como puente de Triana».

Así será el monumento al puente de barcas en Triana

La financiación

La idea para este monumento, en esta fase inicial, ha tomado forma y fuerza en la maqueta pero la financiación se convierte en el tema más arduo para salir a flote. «La idea es que los trianeros, las empresas, instituciones y organizaciones colaboren con patrocinios», señala Andrés Segura. «Idea, ganas y corazón tenemos, dinero…ni un duro», declara el presidente.

De momento, han dado un gran paso con la elaboración de esta maqueta que ya puede visitarse en la sede del Distrito Triana. En el acto también estuvo presente el delegado Curro Pérez, quien afirmó que «éste es un buen sitio para que lo vean todos los trianeros y para exponer y difundir la idea. Para el resto, habrá que seguir dando pasos. Ya con esto está claro en qué consiste el proyecto y el diseño».