Una edición más, y ya van trece, caracoles y cine se dan cita en el arrabal con el objetivo de rememorar aquellos míticos cines de verano al aire libre. Durante esta semana, hasta el próximo día 20 de junio, Triana acoge el XIII Certamen de Cortometrajes «Por Caracoles» en el patio de la Sala El Cachorro en la calle Procurador. Éste será el escenario donde cada noche se proyecten las cintas seleccionadas en sesiones abiertas al púlico y totalmente gratuitas.

Este certamen, organizado por el colectivo Cámara Lenta y la Sala El Cachorro, aúna el cine y una de las tapas más sevillanas. Y es que desde los comienzos, aseguran desde la organización, intentan mantenerse fiel «a una filosofía muy sencilla que aúna dos de las tradiciones más populares de esta zona: el cine de verano y las tapas».

Asimismo, tras trece ediciones, sus promotores han conseguido generar un festival de cine donde se pueden ver cortos no sólo locales, sino también internacionales, ya que como en anteriores ediciones hay participantes procedentes de diferentes países de los cinco continentes. Así, desde las 22.00 horas cada noche esta semana, el sector audiovisual y los aficionados están de enhorabuena ya que pueden disfrutar de tan preciado molusco mientras disfrutan de esta muestra que comenzó siendo local y ha desembocado en un certamen internacional.

Unas producciones audiovisuales cuya temática es libre con dos únicas restricciones: no exceder una duración de 16 minutos y no incluir armas de fuego, «en lo que intenta ser un pequeño gesto a favor de una cultura menos violenta». El premio principal, destinado al Mejor Cortometraje «Por Caracoles», «sale de la recaudación de las tapas de caracoles que se sirven durante la semana del festival en el bar de la Sala El Cachorro». Asimismo, como cada año, se otorgarán también otros dos galardones: al Caracol de la Tierra y al Caracol del Público.

Las proyecciones comienzan a las 22.00 horas en la calle Procurador número 19. El acceso es gratuito y toda la programación detallada aparece en la web del certamen. Todo un lujo para los sentidos, disfrutar del cine al aire libre y degustando una delicia gastronómica en pleno barrio de Triana.