Hace menos de un año de su inauguración, y ya está nominado a un premio de arquitectura. El museo de la Céramica de Triana se ha colado entre los finalistas para optar a la Obra del Año 2015 en Plataforma Arquitectura. Según informa en su web el estudio que realizó el proyecto, AF6 arquitectos, «la selección ha sido realizada a través de las votaciones de más de 10.000 lectores entre casi 1.000 obras en la red de ArchDaily en español».

En total, son 15 las obras finalistas para el premio a la mejor arquitectura «en español», cuyo proceso de votación se cerró este miércoles. Hasta entonces, a través de la red, se ha podido apoyar esta candidatura o aquellas que los lectores han considerado que «representan mejor esa arquitectura que nos inspira, nos identifica y nos marca».

En los próximos meses se conocerán las tres obras más votadas que serán galardonadas. Desde el estudio de arquitectura aseguran que «ha sido una grata sorpresa encontrarnos en esta selección al tratarse de un concurso en el que no hay incripción previa».

Así, el museo de la Cerámica de Triana que abrió sus puertas en julio de 2014, «compite» con obras procedentes de Chile, México, Paraguay, Colombia y Ecuador.

Los tesoros expuestos en Triana

Desde el pasado año, este espacio se ha convertido en un centro de referencia cultural en la ciudad. Triana y el barro, esta mezcla indisoluble, se aúnan para exponer a lo largo de varias salas y plantas la historia viva del arrabal de un oficio emblemático y que entraña su seña de identidad: la cerámica.

Vasijas, hornos, azulejos, tornos, son sólo algunos de los tesoros de este arte milenario que pueden visitarse en este espacio museístico. Ubicado en un enclave singular, en la antigua fábrica Cerámica Santa Ana, preserva numerosos elementos originales. Así, el visitante puede conocer las antiguas instalaciones fabriles, una colección permanente de cerámica, el centro de información sobre el barrio de Triana, exposiciones temporales, y una sala donde se proyectan reportajes y entrevistas con artesanos. Durante todo el recorrido los paneles informativos explican la historia de esta tradición alfarera en el barrio, que se pretende reactivar mediante talleres artesanales. Una evolución histórica desde el siglo XII que quede patente en esta singular exhibición.

Joyas inéditas que por fin ven la luz en el centro del arrabal, en este Centro de Interpretación auspiciado por la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Sevilla y la Confederación de Empresarios de Sevilla.