Treinta y seis años han pasado desde que la Revista Triana iniciara su andadura, y hoy se ha vuelto a publicar una nueva edición de este ejemplar que vuelve a destilar la esencia de todo un barrio. Formada por un consejo de redacción compuesto por vecinos del barrio y donde no tiene cabida más que la cultura, el arte y la historia, este lunes ha vuelto a mostrar que sigue siendo lectura indispensable para quienes deseen ahondar más en la historia del arrabal. «Un valor que el barrio ha mantenido a lo largo de los años y que hay que mantener. Felicito a quienes os encargáis de mantener vivo este aspecto cultural, de gran calidad y que merece una ampliación para que sea todavía más conocida», declaraba la delegada del Distrito Triana, Carmen Castreño.

La Peña Trianera, que en breve trasladará su ubicación, ha acogido la presentación del número de verano de 2015 cuyo eje central es la Velá de Triana. Algo que ya queda expreso en la portada, representada por la pintura de Isabel María Castilla cuya imagen de Carmen La Cigarrera protagoniza el cartel anunciador de la Velá de Santiago y Santa Ana 2015. Ya en páginas interiores, Ángel Vela y Francisco Solís, miembros del consejo de redacción, han ido desgranando uno a uno los jugosos artículos y reportajes que componen esta nueva edición. Entre ellos, la entrevista al pregonero Junior Míguez a un día del pistoletazo de salida de la Velá de Triana o la realizada a la cartelista. Por su parte, Ángel Vela rescata la Velá de hace 100 años, de 1915, «un año en el que desaparecen muchas velás de otros barrios pero la de Triana subsiste». Otro de los artículos que publica el escritor es uno en memoria de Manuel Molina, cuyo homenaje estará muy presente este año en la fiesta grande del arrabal.

Un reportaje sobre la cerámica de la Casa de los Mensaque, actual sede del Distrito Triana, descubre una de las joyas de la cerámica trianera. Asimismo, el séptimo arte queda reflejado en estas páginas a través del recuerdo de los «tiempos cinéfilos» de Francisco Solís con «Un verano de cine», y a través de «Triana con el cine», un artículo sobre dos cortometrajes que muestra que el arte en Triana «también está presente a través del cine».

El antiguo convento de Los Remedios es otro de los temas tratados en la Revista Triana. «Los Remedios es tan Triana como el barrio León. Era una huerta más de las muchas que había. Los Remedios es una barriada de Triana», recalcó Ángel Vela. Rafaela La Pescaera, retazos de la expansión de Triana, Del río para acá, Antonio L. Baena o las raíces trianeras del poeta Rafael Laffón, son otros de los apartados que componen esta edición de verano cuya publicación después de tantas décadas llega a ser, como describió Vela, «un milagro».