«En un espacio idóneo y con una portada de lujo que simboliza el misterio de la Navidad». Así presentaba ayer por la tarde el delegado del distrito Triana, Curro Pérez, una nueva edición de la Revista Triana en el castillo de San Jorge, junto al Belén Magno de Triana que hasta el próximo 6 de enero se puede visitar en este recinto. «No es sólo una revista del barrio de Triana, sino también de personajes ilustres, sencillos, y los artículos están escritos con pretensión de atemporalidad, para que perduren en el tiempo», apuntaba Pérez.

Y es que desde hace varios años, un grupo de trianeros viene reclamando volver a los orígenes de la publicación: recuperar la edición de la Revista Triana, cuyo consejo de redacción está formado por vecinos del barrio y donde no tiene cabida más que la cultura, el arte y la historia. Por ello, el pasado mes de julio se presentaba el primer número del renacimiento de esta publicación que, durante sus más de 30 años de existencia, y aún dependiendo del dinero público, siempre ha mantenido su independencia. «Acabo de leer la revista y esto no es negligencia por mi parte, sino un detalle sano que prueba el objetivo de absoluta libertad y tranquilidad», sostenía el delegado. Así, sale a la calle de nuevo la Revista Triana de siempre, con sus colaboradores habituales, bajo la dirección de un nutrido grupo de trianeros y dispuesta a contar la historia del barrio por el que nació, cumpliendo así con una de las tres ediciones anuales: una en la Velá de Santa Ana, otra para Navidad y una tercera en primavera.

Ángel Bautista, uno de los componentes del comité directivo, apuntaba durante la presentación que la Revista Triana «recupera la memoria y el patrimonio material e inmaterial del barrio». «Cuando pase un tiempo, para conocer la historia de Triana van a tener que recurrir a la revista para investigar», afirmaba. Así, en esta edición destacan artículos navideños como el de Rosa Díaz, el dedicado a Emilio García Ortiz por Ángel Vela, otro sobre la Posada de la Concepción por Agustín Pérez, el homenaje a Gasán, la fachada de la Cerámica Santa Ana, la visita de las reliquias de Don Bosco a Triana o el que versa sobre Manolo Macías Míguez, según Ángel Vela, «el padre de la revista y que falleció hace 5 años». Y así un buen número de textos referentes a la cultura trianera.

«Es una forma de que el barrio agradezca a las personas que se entregan, humildes, día a día y que hacen que Triana sea la que es, y no sólo esta publicación se dedica a la historia, también a cómo se mueve el barrio en la actualidad. Con esta nueva etapa, después de que se nos usurparan la revista, se nos ha dado luz verde sin cortapisas», apostillaba Bautista.

La Revista Triana será distribuida en bibliotecas, en centros culturales de referencia en el barrio y mediante suscripción gratuita en el propio distrito. En total, 2.000 ejemplares en cada edición que son impresos en la Imprenta Municipal aunque el papel lo compra la empresa adjudicataria de la producción. Para ello, y según afirma el delegado del distrito, se abrió un expediente a concurso y finalmente Páginas del Sur es la empresa encargada de realizar la producción, el diseño y la maquetación de la publicación. Asimismo, el delegado afirmó que sigue adelante el proceso de digitalización de las ediciones anteriores. «Se están escaneando las páginas para seguir inmortalizando esta revista y poniendo en marcha una web donde se podrán consultar ediciones anteriores».