Al grito de «deporte sí, negocio no» se han concentrado desde las 17.30 horas de esta tarde varios clubes deportivos de Triana en la Plaza Nueva para pedir al Ayuntamiento un «consenso y diálogo» en relación a la «privatización de las instalaciones municipales deportivas». Centenares de personas, equipadas con ropa deportiva, se han congregado a las puertas del Consistorio con el único objetivo de «solicitar una reunión para ver alternativas y que se considere el deporte no como una inversión o negocio, sino como un bien social», según palabras de Paco González, secretario del C.D. Triana Balompié.

Según apunta, desde el año 1993, tras finalizar la Expo ’92, «se propuso que la explanada del aparcamiento en el Charco de la Pava sirviera como instalaciones deportivas para fomentar el deporte en Triana, que estaba a falta de este tipo de emplazamientos». Desde entonces, los clubes deportivos del barrio hacen uso de las mismas «sin coste alguno, aunque hace algunos años planteamos, tanto al anterior gobierno municipal como al actual, aportar 3 ó 4 euros por cada niño federado en cada club para mantenerlas, pero no quisieron aceptar esta proposición». Las instalaciones «se adecentaron a base de esfuerzo y mucho trabajo, y se crearon las Juntas Rectoras para la gestión de las instalaciones municipales deportivas», explica González.

Sin embargo, todo parece hacer dado un giro de 180 grados en cuestión de días. «El pasado 13 de septiembre, nos convocó el IMD (Instituto Municipal de Deportes) a las 4 entidades de la Junta Rectora -Colspe, Triana C.F., Triana Balompié y Triana Ar-Rabat- para comunicarnos que quedaba disuelta según los informes técnicos y del director de zona. Hemos solicitado esos informes y nunca los hemos visto. Según dicen, alegan que nos llevamos mal entre los 4 clubes, y nuestras actas mensuales muestran que todo se aprueba por unanimidad. No lo entendemos», apunta este directivo.

Así las cosas, Paco González y otros miembros del equipo directivo del C.D. Triana Balompié muestran la factura por importe de 3.613,90 euros por el uso de los campos en el Charco de la Pava desde el pasado 1 de octubre, donde se especifica que se ha tenido en cuenta la aplicación de bonificación del 50%, y que deben abonar antes del próximo 31 de diciembre. «Somos conscientes de que hay que contribuir, pero tal y como está la situación económica de las familias, no tienen más dinero, y los clubes no podemos soportar estas cantidades, sobre todo decirlo ahora, cuando ya se ha iniciado la temporada y con los presupuestos realizados». Según afirman, no han podido plantear al Consistorio propuestas ni se ha abierto un diálogo. «Queremos sentarnos y plantear alternativas, que dialoguemos, ver fórmulas para que la Junta Rectora siga existiendo, que se aporte, y que haya un consenso entre todas las partes».

Por ello esta concentración a las puertas del Ayuntamiento de Sevilla, secundada por la mayoría de los usuarios de esas instalaciones. «En total somos 600 ó 650 deportistas más todos aquellos que ocasionalmente alquilan los campos. El caso es que harán también esto con el resto de Juntas Rectoras de otras instalaciones en Sevilla a partir del 30 de junio de 2013, y no entendemos por qué con nosotros ha sido a partir de septiembre de 2012, casi un año antes. Si al final hay que pagar, pero estudiemos la fórmula para que exista un trato igualitario para todos», manifiesta Paco González.

El secretario del C.D. Triana Balompié lo tiene claro. «Somos un bien social para la ciudad y esto va a ir empobreciendo el deporte en Sevilla. Si queremos ser potencias deportivas, no solamente en Andalucía sino a nivel internacional, hay que practicarlo desde pequeños, pero poniendo cortapisas, sólo podrán hacerlo quienes tengan suficiencia económica».