A golpe de click gestionan la economía de su hogar. Una hoja de cálculo de Excel, los ingresos, los gastos, y a cuadrar las cuentas del mes. Hoy toca aprender Excel, pero ya han pasado por Word, correo electrónico, redes sociales… y próximamente PowerPoint. Los alumnos del taller de Informática del Centro Cívico Las Columnas son la nueva generación digital: los abuelos 2.0. Y gracias a ello, Carmen se siente totalmente independiente, digitalmente hablando. Ha pasado de no saber encender el ordenador a hablar con su hijo en Dubai a través de Facebook. «Me apunté a este taller y aprendí sobre todo para poder hablar con él cuando me apetezca. Antes otro de mis hijos tenía que estar pendiente para escribirle un correo, pero ahora soy yo la que le escribe cuando quiere, o envío fotos. Tengo además Facebook y Whatsapp», afirma orgullosa de saberse ducha en las nuevas tecnologías.

María Teresa sigue concentrada frente a la pantalla. No quiere perder detalle de cómo hacer la hoja de cálculo. «Tengo dos hijos informáticos y no hablan de otra cosa. Yo poco a poco me voy introduciendo, y en casa continúo aprendiendo. Las nuevas tecnologías son muy útiles», apunta sin soltar el ratón. Estrella, su compañera de ordenador, es también una «abuela moderna», como la denomina su nieto de 22 años. «Me encanta usar el ordenador, para escuchar música, ver vídeos, películas, hacer las cuentas,… Mi nieto usa uno más pequeño, pero yo estoy ya acostumbrada a uno como éste» explica mientras señala a la computadora de sobremesa. En parejas, continúan realizando ejercicios para prácticar con los programas informáticos. Jesús también es ya un asiduo, y no es la primera vez que se sienta frente a un ordenador. «Ya lo había usado. Una de las cosas interesantes que aprendemos es a evitar el spam, para no recibir esos correos si no te interesan».

Pablo Fernández-Montes es quien imparte el taller de Informática tres horas cada semana en el Centro Cívico Las Columnas, en el distrito Triana. «Los alumnos son mayoritariamente jubilados y algunos en activo. Intento que se familiaricen también con Internet, les enseño a pedir cita para el médico online, consejos para comprar de forma segura en Internet, precauciones con las redes sociales no sólo por ellos, sino por sus sobrinos o nietos», apunta el monitor. Además, saben qué es un iPad, un libro electrónico, la memoria externa y cómo conectar el ordenador a la televisión. Y palabras como ciberbullying o sexting, ya no les resultan extrañas. «Captan muy bien las ideas, repetimos mucho, abren todos los días el correo electrónico, leen la prensa, intento enseñar cosas que valgan la pena. Ahora estamos aprendiendo cómo usar Excel para la economía doméstica, y lo próximo será algo más complicado, PowerPoint», afirma Fernández-Montes.

El delegado del distrito Triana, Curro Pérez, ha visitado esta mañana el taller de informática y el de danza oriental en el Centro Cívico Las Columnas. Los alumnos han aprovechado la ocasión para solicitar nuevos ordenadores, «para que vayan más rápidos». «Cuando mejoréis la hoja de cálculo, a ver qué podemos hacer», comentaba Pérez provocando las risas entre estos «nuevos informáticos». El delegado quiso también agradecer la aportación que están realizando los alumnos de los talleres de los distritos para el Banco de Alimentos, campaña denominada «Talleres solidarios» y que fue presentada hace unos días.