No cabía un alfiler. Triana se ha echado literalmente a la calle para ver su tradicional Cabalgata. Poco importaba el frío o que fuese domingo por la tarde. Los trianeros han acudido fielmente a su cita anual para disfrutar de la Cabalgata de Reyes 2013 por las calles del distrito. A las 17.30 horas daba comienzo la salida de este triunfal desfile que, por unas horas, hizo de Triana un barrio mágico. Desde la Residencia Nuestra Señora de Consolocación partían las 16 carrozas que han amenizado la tarde a grandes y pequeños. Un cortejo compuesto por 1.200 beduinos, 445 niños, tres bandas de música, una charanga, caballos y varios coches 4×4.

Entre confeti, serpentinas, juguetes y muchos caramelos, los más pequeños no han dudado en ir ataviados con sus bolsas de plástico para llevarlas repletas de algo más que ilusión a casa. Algunos no paraban de gritar «¡dame caramelos!», con el objetivo de poder recaudar alguna que otra golosina. Otros, a hombros de sus padres o subidos incluso en un contenedor, aprovechaban las «grandes alturas» para tener mejor visibilidad y ver a sus Reyes Magos favoritos. Mientras tanto, las bandas y charangas animaban el ambiente con bailes y músicas para deleite de los espectadores.

Por segundo año consecutivo la Cabalgata de Reyes Magos ha recorrido las calles de Triana en la tarde del 6 de enero despidiéndose de Sevilla por su barrio más popular. Como en años anteriores, utiliza carrozas cedidas para la ocasión por el Ateneo y por otras localidades. Este año se han podido ver la Carroza del Nacimiento, Carroza de la Policía Local, Carroza del Mar, Carroza de la Vuelta al Mundo, Carroza del Roscón de Reyes, Carroza del mundo de la patata, Carroza de la Cenicienta, Carroza de Cars, Carroza Portarse Bien, Carroza del Puente de Triana, Carroza del Templo Samurai o Carroza de Toy Store. Sin olvidar el trono de la Estrella de la Ilusión, que encabeza la Cabalgata y que este año ha recaído sobre la trianera Carmen Peña, y los de sus Majestades Melchor, Gaspar y Baltasar, es decir, Juan Hernández, Mari Ángeles Piña y Enrique Filella. 16 carrozas en total, tres bandas, una charanga y cuatro huestes de beduinos que se han despedido en Triana en torno a las 20.45 horas.

Y como si de otra «carroza» se tratara, los servicios de limpieza de Lipasam se afanaban por quitar toda la suciedad al paso de la Cabalgata de forma inmediata. Ésta, además ha sido una «cabalgata solidaria» ya que todos los participantes han entregado alimentos para el Banco de Alimentos de Sevilla, habiéndose recogido 2,5 toneladas de alimentos. Culmina así la que ha sido una semana ajetreada para los Reyes Magos de Triana. Ahora ya sólo quedan 365 para «seguir soñando» con la próxima Cabalgata que, por unas horas, devolverá la ilusión tanto a niños como a mayores.