El delegado de Urbanismo, Medio Ambiente y Parques y Jardines, Maximiliano Vílchez, ha afirmado que «el proyecto de la pasarela en el conocido como Muelle Camaronero no está abandonado ni mucho menos, sino a la espera de recibir un permiso para continuar adelante. Solicitamos a la Autoridad Portuaria la ampliación del ámbito espacial del dominio público y, una vez que contemos con este permiso, se iniciará el procedimiento para adjudicar la concesión administrativa para la explotación de esta superficie. A este Gobierno le gusta respetar la legalidad y lógicamente no podemos continuar con los trámites hasta que cumplamos con todos los requisitos legales y administrativos».

Vílchez ha indicado que «tal vez la crítica del PSOE se deba a que estaba acostumbrado a realizar sus proyectos a la ligera, sin excesivo rigor en el cumplimiento de los procedimientos, lo que provocaba sobrecostes millonarios que han pagado todos los sevillanos e incumplimientos enormes en los plazos de ejecución, como en los caso del Metropol Parasol, la ampliación de Fibes, la Jefatura de la Ranilla o los pasos soterrados, por poner sólo algunos ejemplos. Los graves errores en los proyectos de ejecución o la ausencia de autorizaciones en actuaciones como ésas han causado graves perjuicios económicos y legales a la ciudad. Este Gobierno prefiere cumplir todos los trámites legales establecidos, aunque conlleve a veces alguna espera que no es deseada».

El delegado de Urbanismo ha recordado que «el Ayuntamiento está impulsando la explotación de la pasarela y para ello solicitó el dominio público de este espacio a la Autoridad Portuaria, ya que es de su propiedad, incorporando dos zonas de 250 metros cada una para acoger eventos compatibles con la ordenación urbanística del sector y con la declaración de Zona Acústicamente Saturada que le afecta».