El portavoz municipal socialista, Juan Espadas, y el concejal Joaquín Díaz han mantenido hoy un encuentro con los placeros del mercado de Triana afectados por las lluvias del fin de semana. Los problemas de drenaje en las cubiertas han ocasionado filtración y acumulación de aguas en techos de algunos puestos con importantes destrozos cuyos arreglos han tenido que ser asumidos de urgencia por los propios comerciantes pese a ser de responsabilidad municipal.

Se da la circunstancia de que fue el propio Zoido el que se daba por enterado durante el verano pasado de que era necesaria la intervención en las canalizaciones «agrandando las cazoletas de recogida de agua, enderezando la cubierta de chapa en lugares puntuales e incrementando el número de canaletas de desagüe», tal y como detalló a los comerciantes en un carta fechada el 24 de julio en la que anunciaba que sería la sección de Conservación de Edificios la que se encargara de los trabajos.

En la carta se informaba además de que el proyecto para la renovación de cubiertas previsto para agosto no se ejecutaría finalmente por depender ahora de otro proyecto de refuerzo de la estructura, «del que tampoco se sabe si está o no redactado ni cuándo se ejecutará ni con qué presupuesto», como ha explicado Espadas a los placeros a los que no se les ha remitido más información al respecto.

«No sólo no se han arreglado las cubiertas como se les lleva prometiendo a los placeros año tras año y para lo que ahora ya no hay ni fecha, sino que tampoco se ha actuado con prevención ante la época de lluvias en las canalizaciones y pese a conocer su mal estado», explica Espadas quien exige a Zoido que «asuma responsabilidades y dé instrucciones inmediatas para que se acometan trabajos de mantenimiento urgentes que eviten que los daños provocados por el agua el fin de semana pasado puedan volver a repetirse. Son daños evitables con el correcto mantenimiento y deben ejecutarse de inmediato».

Además, Espadas vuelve a reclamar a Zoido «que atienda debidamente la conservación y el mantenimiento de los mercados de abastos, puesto que son responsabilidad municipal y forman pieza clave para la economía de la ciudad y los barrios. Ante este tipo de problemas no se puede esperar a que ocurran los daños. Se debe actuar con diligencia y prevención. Y no se les puede remitir al servicio de Consumo como si las carencias en la infraestructura no fueran un problema municipal».