El portavoz municipal socialista, Juan Espadas, y el concejal Joaquín Díaz han recorrido hoy, en compañía de vecinos del entorno, la Plaza Salesiano Don Ubaldo en Triana, una zona pública que lleva años vallada y cerrada al acceso libre dado el mal estado en que se encuentran los muretes de los parterres en los que hay árboles de gran porte, algunos de ellos con inclinación acusada dada la falta de sujeción.

También hay problemas de iluminación por falta de farolas y la situación del pavimento es manifiestamente mejorable pese a que hay una persona contratada por la intercomunidad que se encarga del mantenimiento que puede asumir y de la limpieza.

La plaza pasó a manos del Ayuntamiento hace año y medio tras las gestiones para que fuera recepcionada iniciadas en el anterior mandato. «Con este trámite cubierto, ya no hay excusa para que el Ayuntamiento no acometa la intervención en el arreglo de la vía pública que le corresponde, sólo es cuestión de voluntad política para decidir prioridades», según el portavoz.

Los vecinos de la intercomunidad llevan años reclamando la reconstrucción en la plazoleta que les permita poder volver a disfrutar en abierto de esta zona de esparcimiento entre bloques de viviendas.

Zoido llegó a comprometerse en oposición por escrito en una carta personal enviada a los vecinos. «La triste realidad es que pasado ya prácticamente el mandato, Zoido se ha olvidado de que firmó aquella carta en la que dijo que remodelaría el pavimento, repararía los arriates y mejoraría la iluminación. Los vecinos están cansados de ir al distrito sin que allí puedan darles norte a la promesa electoral de Zoido», explica Espadas.

Hoy por hoy, los vecinos mantienen la plaza cerrada con un cartel que avisa del riesgo de seguridad y de que no se volverá a abrir hasta que el Ayuntamiento intervenga.

«Evidentemente ésta no puede convertirse en la solución recurrente por la que evitar los daños que producen los silencios de Zoido en los barrios. Se trata de una intervención primero de seguridad y después de remodelación urbanística que puede y debe acometerse por el distrito, sobre la que los vecinos han demostrado una paciencia infinita que ahora se acaba al comprobar que en cuatro años de mandato ha habido presupuesto para otras prioridades cuestionables y nunca para esta plaza. Zoido no es creíble cuando a estos vecinos y a los de otros barrios manda al delegado de distrito para decirles que no hay dinero mientras él saca pecho con un supuesto superávit en el Ayuntamiento».

El socialista ha lamentado «el mandato perdido para la mejora en la gestión de los distritos. Cuatro años en blanco para ganar en capacidad de respuesta, con gestión más autónoma de más recursos y con competencias. Zoido ha convertido los distritos en una pared sobre la que la instrucción a los delegados es que todos los asuntos acaben rebotando para ganar tiempo a costa de la insatisfacción ciudadana».

«Quedan cuatro meses para que acabe el mandato y estos vecinos de Triana ya no tendrán su plaza rehabilitada, por lo que lo asumiremos como propio en el gobierno del próximo mandato si los sevillanos deciden que sea su alcalde», concluye Espadas.