«El 27 de agosto de 1812 las tablas del puente de barcas de Triana vivieron la más sangrienta y heroica jornada de toda su historia. Puede que no fuera la batalla más famosa de la Guerra de la Independencia, pero al menos para Sevilla supuso el fin de dos años y medio de ocupación francesa de la ciudad». Así comienza el texto de presentación de la exposición «La batalla del puente  de Triana», escrito por el comisario de la muestra Carlos Jiménez.

«Es un homenaje a la historia de esta batalla y a los oficiales que colaboraron en la liberación francesa de la ciudad de Sevilla», explica. Según apunta Jiménez, esta idea surgió del distrito Triana para conmemorar el bicentenario de la batalla del puente de Triana. En la muestra, ubicada en el centro cívico Las Columnas hasta el 7 de diciembre, se exponen piezas y obras cedidas por el museo de Alcalá de Guadaira como paneles informativos donde se explica la historia de la batalla del puente, una punta de bayoneta napoleónica, un sable con empuñadura de bronce, cuadros del siglo XIX y un audiovisual de dibujos animados, «Las crónicas de la Pepa», cedido por la empresa Clave Comunicación y que ya se ha emitido en televisión.

«Han confiado en mí para ser el comisario de la exposición y coordinar las dos conferencias donde se ponen en valor el marco histórico de la España de 1808 a 1812, y otra conferencia dedicada al Teniente Coronel Colquitt, personaje desconocido en la historia de Triana y Sevilla, que comandó las tropas aliadas para la liberación de Sevilla», apunta Carlos Jiménez, licenciado en Historia del Arte y profesor en la escuela universitaria CEADE Leonardo. Entre las obras se encuentra una reproducción de una acuarela pintada por Colquitt en 1811 mientras se encontraba en la isla de León, y también se expone la relación del teniente coronel Colquitt con la famosa Cruz del Inglés de Alcalá de Guadaíra. Jiménez agradece al distrito, al museo de Alcalá de Guadaíra y a Alfonso Orce, por su ayuda en la documentación histórica.

El teniente Colquitt, de la infantería inglesa, cayó gravemente enfermo después de la liberación de Sevilla y murió al cabo de una semana. Su cuerpo fue sepultado en Alcalá de Guadaira, ya que fue reclamado por sus hombres que allí se encontraban, dando así lugar a la conocida Cruz del Inglés.

Y para quienes quieran aprender y descubrir un pedacito más de la historia de este barrio, hasta mañana 7 de diciembre pueden visitar la muestra en horario de 10 a 14 horas y de 17 a 21 horas. Y como manifiesta su comisario Carlos Jiménez, «Triana recuperará este año un episodio más de su historia, así como la memoria de muchos de los héroes como Colquitt que participaron en ella, con la celebración del bicentenario de la batalla del puente de barcas: el bicentenario de la independencia y de la liberación de Sevilla».