Este año 2013 la Cabalgata de Triana ha sido una cabalgata muy solidaria. Los Reyes Magos se fueron por Triana y han dejado a su paso, además de muchos regalos e ilusión para niños y mayores, varias toneladas de alimentos que serán donados al Banco de Alimentos de Sevilla. Todo parte de la Comisión Organizadora de la Cabalgata de Reyes de Triana, quien adoptó una decisión muy solidaria: cada participante en el cortejo debería aportar 2 kilos de alimentos como mínimo para inscribirse, con el objetivo de destinar todo lo recaudado al Banco de Alimentos de Sevilla y a centros asistenciales de Triana.

Dicho y hecho. Los participantes han mostrado su generosidad y han colaborado con sus aportaciones de alimentos no perecederos. Así, el distrito Triana ha conseguido recaudar un total de 3.110 kilos de alimentos. Pero además, el apoyo a los más necesitados ha llegado también por parte del Club Híspalis 4×4, empresa encargada de remolcar cada una de las 16 carrozas que componían el cortejo. Este año es la primera vez que participan en la Cabalgata de Triana, después de hacer lo propio en la de Sevilla durante más de un lustro.

Su carácter solidario les ha llevado a emprender otra acción benéfica: destinar todo el importe recaudado por su participación en la cabalgata de Reyes de Triana al Banco de Alimentos de Sevilla. «Con el dinero que hemos recibido, vamos a hacer una compra y donaremos los alimentos al Banco de Alimentos de Sevilla, y aportamos así nuestro granito de arena, creo que más de 1.000 kilos de alimentos no perecederos podremos conseguir», explica Antonio Rañó, vicepresidente del Club Híspalis 4×4 de Sevilla.

De forma totalmente desinteresada y espontánea surge esta iniciativa por parte de este club que está más que acostumbrado a mostrar su apoyo de forma altruista. Estos 33 socios y sus correspondientes familiares suelen realizar ayudas y acciones humanitarias en Marruecos. «Bajamos entre dos y tres veces al año para llevar material escolar, comida y medicamentos. Y hoy día, viendo las necesidades que hay aquí tan cerca, no hace falta ir tan lejos, por ello hemos optimizado el dinero para invertirlo en alimentos», explica Rañó. Una generosa flota de 4×4 que, una vez más, han encendido los motores por una buena causa.