La Basílica del Santísimo Cristo de la Expiración de la Hermandad del Cachorro acogió ayer por la noche el concierto de la Orquesta Sinfónica del Conservatorio «Francisco Guerrero» de Sevilla, camino ya de convertirse en toda una tradición.

Organizado por el Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS) y el distrito Triana, arrancó a las 21:00 horas, con una Basílica repleta de trianeros, sevillanos y amantes de la música dispuestos a escuchar a una Orquesta que hizo las delicias del público allí congregado.

Durante el concierto, los asistentes pudieron disfrutar de obras de Schubert, Rimsky-Korsakov, o Strauss, terminando el mismo con la conocida Marcha Radetzky de este último autor, al inevitable ritmo de las palmas de Triana, que acompasadas a los acordes de Strauss, transportaron por momentos a los presentes al Das Neujahrskonzert der Wiener Philharmoniker, o Concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena que cada uno de enero se celebra en la Sala Dorada de la Musikverein de Viena (Austria).

La dirección de la orquesta corrió a cargo de Yolanda Galindo, ovetense de nacimiento, que desarrolla su labor profesional en el Conservatorio cuya orquesta sinfónica dirige.

La Orquesta «Francisco Guerrero» ha regresado de este modo a Triana tras el éxito logrado el pasado año en el I Concierto de Navidad celebrado en la Parroquia de San Jacinto.