La Plaza San Martín de Porres está siendo remozada en estos últimos meses. A punto de finalizar las obras, este popular enclave del barrio de Triana ya luce nueva imagen. Con estas actuaciones, ha desaparecido el murete en forma de triángulo que se construyó a mediados de los años 80 y con él, la típica estampa de decenas de palomas que a diario se posaban sobre él.

La Plaza San Martín de Porres luce nueva imagen

Imagen actual de la plaza.

Esta remodelación se debe a una propuesta aprobada en la Junta Municipal del Distrito Triana. Según apuntan fuentes municipales, «la plaza contenía varias deficiencias graves que se enmarcaban dentro del movimiento peatonal de los vecinos por la plaza, la salubridad de la misma y la poca operatividad que tenía actualmente en su construcción». Para ello, el proyecto que aún se está ejecutando consta de tres fases. Por un lado, «la adecuación de los pasos de peatones según regula la normativa actual tanto por sus dimensiones como por sus características en la solería», ampliando además las zonas de paso de vecinos con una nueva solería.

Asimismo, se han colocado vallas de seguridad para protección contra los vehículos que circulan. Y se ha remodelado el parterre junto a la fuente y creado otro nuevo donde se aloja, definitivamente, el tranvía. «El triángulo se ha demolido para alojar el tranvía, ya que hasta ahora era un foco insalubre de palomas y roedores salvajes», sostienen. De esta forma, se ha mejorado no sólo la seguridad y la accesibilidad de la zona, sino también la estética de la misma.

La Plaza San Martín de Porres luce nueva imagen

Imagen antes de la obra.

«Dado el alto tránsito de personas por esta plaza, su cercanía a núcleos comerciales del arrabal y su paso obligado al Mercado de San Gonzalo los vecinos han visto provechoso el arreglo integral de la misma», apuntan desde el Consistorio.

El tranvía

El tranvía regresó a su lugar primitivo, las antiguas cocheras que se ubicaban en la Plaza San Martín de Porres, en noviembre de 2012, con motivo de la exposición organizada por la Empresa Municipal de Transportes de Sevilla (TUSSAM) en colaboración con la Asociación de Amigos del Ferrocarril en la celebración de los 125 años desde que en 1887 se inaugurara la primera red de tranvías de mulas de la ciudad de Sevilla.

Desde entonces, Triana acoge de nuevo a este medio de transporte que ahora se ubica en un exclusivo parterre donde anteriormente se situaba el murete con forma de triángulo, habitualmente repleto de palomas. En esta nueva ubicación, y sobre los raíles, el tranvía parece a punto de emprender una vez más su recorrido. Se trata de uno de los últimos que circularon por la ciudad, y que prestaron servicio hasta el 8 de mayo de 1960.