«La risa es un espléndido ejercicio físico». Y por ello cada vez son más los que se decantan por asistir al taller de Risoterapia, «una buena alternativa de ocio para todos, ya que la mayoría necesitamos desconectar y pasar buenos ratos, y qué mejor que hacerlo con una actividad que además beneficia la salud», apunta Lolo Rodríguez, monitor del taller de Risoterapia en el Centro Cívico Las Columnas de Triana.

Aquí no hacen falta chistes ni monólogos para soltar la carcajada. «Al principio realizamos dinámicas de presentación para que se conozcan, antes de empezar con los juegos de autoestima y confianza. Se trata de que pierdan el sentido del ridículo, estamos congestionados por eso, y nos hace falta contacto, abrazos, en estos tiempos que vivimos escasea, no nos llegamos el uno al otro», explica Rodríguez. Por ello, aquí se reúnen cada semana con el objetivo de «arrancar la risa franca y genuina» de cada alumno, «compañeros de la risa» que los denomina el monitor.

Para enseñar y aprender a reír en los momentos que más lo necesitan se ponen en práctica juegos que forman la parte fundamental del curso. «Hay que elegir el tipo de juego adecuado, y previamente se hace un calentamiento muscular como máximo de 10 minutos, con música de fondo, y nos servirá para ir aflojando nuestra mente y nos facilitará entrar en el taller de la risa», sostiene Lolo Rodríguez.

Beneficios a nivel físico y mental que mejoran la salud y la calidad de vida y que, por unas horas, ayuda a olvidar las penas. «Este año hay gente depresiva, que buscan un momento al día para desconectar de las penas, sobre todo asisten personas mayores. Pero siempre adapto las dinámicas según el perfil del grupo», afirma. María, a sus 74 años, es una persona muy activa y le gusta los ejercicios que se realizan en este taller. «Me habían hablado muy bien y me apunté, aquí tenemos mucho movimiento, andas, corres, te ríes, te despejas en este ratito», afirma siempre con una sonrisa. En total, unos 14 alumnos que buscan algo más que la simple carcajada y que poco a poco descubren que la Risoterapia está en alza.